un refugiado sirio recupera en parís el tradicional jabón de alepo

|

Un fabricante de jabón sirio que huyó de Alepo después de que la fábrica en la que trabajaba fuese bombardeado se ha instalado en un suburbio de París, reviviendo una tradición que dice data de milenios atrás. Hassan Harastani abandonó Siria en 2012, primero hacia Líbano y dos años después trasladándose a Francia por invitación de Samir Constantini, un médico franco-sirio que ya estaba importando el exclusivo jabón de Alepo. El jabón está hecho de aceite de oliva, laurel y agua, con hidróxido de sodio para endurecer la mezcla. FOTO: CHRISTIAN HARTMANN

un refugiado sirio recupera en parís el tradicional jabón de alepo