El Camino Francés cumple 25 años como Patrimonio Mundial con la intención de fortalecerse

Julián Barrio, Noriega, Román Rodríguez, Feijóo, Santalices, Rueda y Vázquez Portomeñe posan con el Pelegrín | lavandeira jr.
|

El 10 de diciembre de 1993 el Camino Francés fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco y la peregrinación a Compostela se convirtió en un asunto estratégico en un año en el que Galicia ya contaba con el primer plan estratégico del Xacobeo, redactado dos años antes bajo el Gobierno de Manuel Fraga por uno de los considerados “inventores” de este evento, el entonces conselleiro Víctor Vázquez Portomeñe.
Un cuarto de siglo después, con Portomeñe como uno de los protagonistas, el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) celebró las bodas de plata con la inauguración de una exposición y con un acto en el que reunió a Xunta, Ayuntamiento e Iglesia, junto con numerosas autoridades, para hacer votos por el impulso de la ruta xacobea fortalecida y, en palabras del arzobispo compostelano, que no quede “inerte”. “Agradezco que no se convierta en una realidad inerte”, proclamó Julián Barrio.
Desde hace 25 años, la capital gallega, tal y como cifró el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha recibido un total de 3,6 millones de peregrinos, que “no viajaron al pasado, sino a un futuro capaz de integrar épocas, culturas y vivencias”.
En su discurso, que clausuró las intervenciones antes del colofón musical a piano, el mandatario autonómico apeló a “incrementar el valor” de un Camino que discurre por distintas rutas y transcurre por más de cien ayuntamientos, al respecto de lo que recordó el programa de rehabilitación, restauración y valorización de los bienes de interés cultural afectados. “Y lo haremos, haciendo de esa nueva cita con la historia, un acontecimiento comunitario del cual todos los gallegos tenemos que formar parte”, manifestó.

Reconocimiento
Feijóo proclamó que el objetivo es “proyectar aún con más fuerza tanto lo que Galicia es, como lo que Galicia representa”. Así, destacó el reconocimiento internacional de la Unesco. “El peregrino es acogido por una tierra, una historia, una espiritualidad, pero sobre todo, por hombres y mujeres que recibieron de sus ancestros el regalo de la hospitalidad”, subrayó.

Parlamento intinerante
En su intervención, el presidente de la Xunta remarcó que el Camino de Santiago “le da al pueblo un protagonismo único, hasta el punto de que se podría ver en él un Parlamento Europeo itinerante en el que se forja un europeísmo natural y políglota”.
Ante un auditorio con, entre otras autoridades, el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, y el conselleiro de Cultura e Turismo, Román Rodríguez; y en referencia al contexto político actual –en velada alusión a Cataluña–; Feijóo sostuvo que este aniversario tiene en nuestros días “un valor especial a esta altura del siglo XXI, donde tratan de levantarse muros donde hay caminos”.
Al entendimiento también aludió el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, en su discurso previo al del presidente autonómico, y en el que destacó que Xunta y el ayuntamiento fueron capaces en el año 1993 de “juntar esfuerzos, superando” cualquier discrepancia “ideológica y partidaria”. En este sentido, avisó de que ambas “están obligadas a ir de la mano y cooperar para que el Xacobeo 21 sea motivo de orgullo”.

El Camino Francés cumple 25 años como Patrimonio Mundial con la intención de fortalecerse