El Parlamento Europeo desbloquea 3.000 millones de euros para apoyar al sector sanitario

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, durante el pleno, que fue seguido en su mayoría por videoconferencia | efe
|

El Parlamento Europeo dio luz verde ayer a una batería de propuestas para movilizar presupuesto comunitario en respuesta a la pandemia de coronavirus, entre ellas una que prevé más de 3.000 millones de euros en apoyo al sector sanitario y al almacenamiento de material médico. 

En una votación que salió adelante por 691 votos a favor, cuatro en contra y una abstención, el Parlamento Europeo avaló la iniciativa de la Comisión Europea para financiar con 3.000 millones las necesidades de los sistemas sanitarios nacionales, sobrecargados por la pandemia, con una financiación que irá mayoritariamente al instrumento para Prestación de Asistencia Urgente en la Unión. 

Hasta 2.700 millones de euros se dirigirán a medidas bajo este mecanismo, como el almacenamiento y distribución de recursos esenciales y material médico en toda Europa, el transporte de pacientes y de material de protección o la conversión de empresas europeas para fabricar el material y los test de diagnóstico necesarios. También se apoyará el desarrollo rápido de medicación contra el coronavirus y métodos de diagnóstico de la enfermedad.

Por otro lado, 300 millones de euros de este paquete se destinarán a reforzar la reserva europea de material médico creada recientemente por Bruselas, financiada al 100% por el presupuesto comunitario, y para coordinar y distribuir el envío de material a todos los Estados miembros para complementar sus almacenamientos nacionales. 

Flexibilidad
El Parlamento Europeo dio también luz verde a usar de forma más flexible los Fondos Estructurales y de Inversión europeos vía sus tres grandes pilares, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo y el Fondo de Cohesión, para reorientar lo que queda en estas cuentas a las zonas más afectadas. 

La reforma aprobada por el Parlamento permite a los países de la UE solicitar de forma excepcional una cofinanciación del 100% en sus programas de la política de cohesión y facilitará transferir recursos de un fondo a otro y entre categorías de región, ya que esta financiación se otorga habitualmente en función del PIB per cápita de cada territorio. 

La propuesta de la Comisión recogía la “flexibilidad total para redirigir recursos a las áreas más afectadas por la crisis actual”, lo cual permitirá reorientar fondos a regiones más pudientes pero fuertemente impactadas por el coronavirus que de otra forma no hubieran tenido acceso a este dinero. Además, se simplifica el mecanismo de aprobación de los programas, para acelerar su implementación.

Más necesitados
La Eurocámara aprobó también una iniciativa para garantizar el funcionamiento del Fondo de la UE para los Más Necesitados (FEAD, por sus siglas en inglés) de forma que la ayuda siga llegando a las personas sin hogar y en situación de pobreza pese a los obstáculos que genera la crisis sanitaria. 

La propuesta incluye la posibilidad de financiar equipos de protección, la entrega de ayuda alimentaria y asistencia material básica mediante cupones y ampliar de manera temporal al 100% la cofinanciación europea, además de suavizarse las obligaciones de efectuar informes y auditorías durante la pandemia. 

El plan también recoge la posibilidad de que agricultores puedan obtener préstamos y garantías de hasta 200.000 euros en condiciones favorables.

El Parlamento Europeo desbloquea 3.000 millones de euros para apoyar al sector sanitario