El ANPA de Escolapios acusa a la Marea de ignorar la inseguridad vial del colegio

|

La Asociación de Padres de Alumnos del Colegio Calasanz Escolapios, situado en Los Rosales, lleva meses esperando que el edil de Movilidad, Daniel Grandío, preste atención de sus demandas de seguridad vial para los cientos de escolares (1.100) que acuden cada día al centro. Su peculiar situación, separados Escolapios y Calansancias por la carretera de los Fuertes, un lugar con aceras estrechas y tráfico rápido, junto con una mala señalización y unas paradas de bus mal planteadas multiplica el peligro de atropellos. 
La presidenta del ANPA, María Esther Fontán, ha pedido por escrito para el próximo curso un estudio de mejora del tráfico en las inmediaciones del centro escolar, sobre todo en horario lectivo.
Aunque los centros escolares que se encuentran en vías con gran afluencia de tráfico están vigilados en horarios de salida y entrada por agentes del 092, los padres denuncian que los motoristas se limitan a estacionar en el centro de salud “en lugar de situarse en el cruce de la calle de Rodríguez Castelao con la carretera de los Fuertes”. 
Uno de los principales problemas es que, aunque estas calles se encuentran en zona 30, los vehículos rara vez respetan el límite de velocidad. Tampoco hay bandas de frenado delante de los pasos de cebra, lo que preocupa a los padres, sobre todo cuando los vehículos bajan hacia la ronda de Outeiro (en sentido subida sí hay bandas de frenado) y llegan a una curva sin visibilidad, a lo que hay que añadir la estrechez de las aceras. Desde el ANPA aseguran que la situación empeora cuando llueve, porque la falta de limpieza de las canalizaciones de pluviales “ocasiona auténticos ríos”. 
Mala visibilidad 
Los padres consideran que es necesario mejorar la señalización. Por ejemplo, los carteles de zona escolar si el conductor viene de la calle de Los Rosales por la vía de Alfonso Rodríguez Castelao. Además, la parada de bus está situada al lado del paso de peatones, lo que impide la visibilidad a los coches. Por eso piden que se retranquee unos metros. 
También piden la colocación de bandas de frenado en Simón Bolívar, donde se encuentra el acceso trasero del colegio, con señales luminosas en una curva pronunciada. Este problema, junto con el hecho de que solo existe una acera y, además, estrecha, ha provocado varios atropellos, según Fontán, que también señala que ocurre lo mismo en la calle de Emilio González López, paralela a esta, dado que el trazado curvo del núcleo de Los Rosales combinado con los coches estacionados impide la visibilidad.
En el caso de la carretera de los fuertes, el acceso del colegio  se encuentra muy cerca de una curva cerrada sin visibilidad: “Los coches se ven obligado a invadir el paseo de peatones para acceder a la vía”. 
Aplazamientos 
Fontán lleva casi un año tratando de que el Ayuntamiento preste atención a este problema. Para ello acudió al “Dillo ti” del Ágora, en julio del año pasado y en enero al de Los Rosales. En ambas ocasiones, el concejal aceptó acudir en persona a inspeccionar el lugar, acompañado por la presidenta del ANPA, pero llegó a aplazar la cita hasta en tres ocasiones por problemas de agenda. 
En la junta directiva de la asociación de padres opinan que tres plantones “ya no constituyen un problema de agenda sino de voluntad y buenas formas por parte del concejal”. l

El ANPA de Escolapios acusa a la Marea de ignorar la inseguridad vial del colegio