El Museo Picasso de París exhibe su rehabilitación antes de abrir en octubre

2014091922021114162
|

 El Museo Picasso de París mostró hoy por primera vez su nueva imagen, que el público podrá descubrir excepcionalmente este fin de semana, un mes antes de su apertura oficial tras haber permanecido cinco años cerrado.

El Hôtel Salé d'Aubert de Fontenay, donde se instaló el Museo Picasso en 1985, está "vacío y no hay dada que ver", previno bromeando su presidente, Laurent Le Bon, a la prensa invitada a recorrer sus nuevos espacios y una parte de sus 37 salas, donde ya se exhiben una decena de obras maestras de Picasso.

El Museo Nacional Picasso reabrirá sus puertas el próximo 25 de octubre, en el 133 aniversario del nacimiento del artista malagueño, con la exhibición de alrededor de 400 obras de las 5.000 que posee.

Cuenta con un equipo de un centenar de personas, de ellas 50 dedicadas a la seguridad y un presupuesto anual de entre 14 y 15 millones de euros, explicó en una entrevista a Efe Le Bon.

El espacio de exposiciones dispone de 3.000 metros cuadrados de un total de 6.000 que ocupa la pinacoteca, donde su expresidenta Anne Baldassari inició ya el montaje inaugural.

Tras meses de conflictos con una parte de su equipo, Baldassari fue destituida el pasado mayo por la ex ministra de Cultura Aurélie Filippetti, quien también aplazó la reapertura.

"Llegué aquí tras muchos eventos, y mi papel no era juzgar, no soy un tribunal. Mi papel era decir al equipo que estábamos juntos", y en el equipo había que dejar un espacio a la persona que había pensado la colocación de las piezas", por lo que desde el principio "le propuse comisariar la exposición inaugural", precisó Le Bon.

"Se tomo el verano para reflexionar y aceptó en esta 'rentrée', se puso a trabajar y estamos encantados". Va a ser un gran momento, porque la colección es extraordinaria y ella la conoce bien, añadió.

La visita fue organizada con ocasión de las 31 Jornadas Europeas del Patrimonio, dada la enorme expectativa que despierta la reapertura, pero también el interés intrínseco del palacio del siglo XVII donde tiene su sede y los trabajos realizados ahora y a finales del siglo XX.

Le Bon dijo haber querido ofrecer al público "una última oportunidad de ver este museo vacío" pues casi no hay aún colgadas creaciones del artista, algo que "quizás permita ver mejor la arquitectura", que definió como uno de los más bellos ejemplos en París del diálogo entre lo contemporáneo y la historia.

El arquitecto Jean-François Bodin hizo una propuesta "muy minimal, muy sobria", resumió el ex director del Pompidou-Metz, quien recordó que el Hôtel Salé había hecho hablar de él en su momento porque buena parte de su decoración había desaparecido".

Se daba "la suerte de que solo quedaba una especie de esqueleto de arquitectura minimalista del siglo XVII en la que hay cubos blancos para poder exponer las obras", consideró.

De todas formas, este fin de semana "habrá mucho que ver y que leer, pues una decena de grandes obras maestras de Picasso ocupan ya sus puestos y solo ellas "podrían ya llenar un museo en sí", resaltó en referencia a creaciones de gran formato como el collage "Les femmes à leur toilette".

Ante la escalera de honor y también debido a sus grandes dimensiones dominan el espacio una sanguina sobre tela, "Trois femmes à la fontaine", y en lo alto "La Flûte de pan", ambas de los años veinte.

Un conjunto de paneles componen la breve exposición de dos días "États des lieux, l'Hôtel Salé d'Aubert de Fontenay à Pablo Picasso 1656-2014" para explicar la historia de este museo construido hacia 1656 hasta hoy, pasando por la restauración realizada por Roland Simounet entre 1979 y 1985.

"Durante 20 años fue extremadamente frecuentado, porque fue un gran éxito" y tuvo las consecuencias inevitables, los suelos y los muros se habían estropeado y había serios problemas de seguridad y climáticos, entre otros, comentó.

De sus planes para el museo Picasso, que sus colegas de Málaga y Barcelona visitaron la semana pasada, Le Bon adelantó que piensa ofrecer una "mirada contemporánea sobre la obra de Picasso", en una gran exposición que preparan para septiembre de 2015.

Su mayor sueño es "que llegue rápidamente el 25 de octubre para recibir al primer visitante, en el día del nacimiento de Pablo, que nos alegrará celebrar con el público".

 

Por María Luisa Gaspar

El Museo Picasso de París exhibe su rehabilitación antes de abrir en octubre