El debe y el haber de los candidatos

|

Con la transparencia como bandera de los partidos políticos de cara a las próximas elecciones locales, los candidatos que no forman parte de la corporación municipal se apresuran a hacer públicas sus cuentas.

Hace unos días era el aspirante de Marea Atlántica, Xulio Ferreiro, el que utilizaba su blog para enumerar sus posesiones materiales; ayer, el presidente de Unión Coruñesa, Carlos Marcos, daba una vuelta de tuerca a estas declaraciones de bienes para comunicar sus pagos por impuestos.

“Entiendo que los ciudadanos tienen el derecho a conocer cómo los que aspiramos a ser servidores públicos en la ciudad contribuimos a la causa común con la aportación de nuestros impuestos”, razonaba en un comunicado, en el que explicaba que lo sustancial, a su entender, no es conocer el patrimonio sino que se cumplen las obligaciones impositivas. Marcos ofrece a todo aquel vecino de la ciudad interesado en conocer la declaración íntegra de su renta que lo solicite.

El líder de Unión Coruñesa informa de que en el último ejercicio abonó 76.178 euros de IRPF, 10.450 por el impuesto de patrimonio y casi 6.000 –5.925 euros– por el gravamen de bienes inmuebles. Defensor del argumento de que una vez pagados los impuestos cada representante público es libre de utilizar su dinero como mejor considere, reitera su compromiso de destinar el salario que pudiera corresponderle como concejal –siempre después de impuestos– a obras sociales en la ciudad, especialmente la Cocina Económica, con la recuerda que colabora desde hace años.

No el importe de todos sus impuestos, pero sí el del IRPF ha hecho público también Xulio Ferreiro. Atendiendo a su declaración de la renta deberá pagar 3.552 euros a las arcas públicas.

En la columna del haber, el candidato de Marea Atlántica anota un saldo bancario de casi 80.000 euros y un conjunto de libros, discos, DVD y equipos informáticos por un valor estimado de 4.000 euros, además de un Opel Zafira Tourer del año 2012 y una motocicleta Cooltra de 125 centímetros cúbicos del año 2009. El más joven de los aspirantes a ocupar la planta noble del palacio de María Pita no tiene vivienda en propiedad, ni cargas financieras tales como préstamos. Su trabajo como profesor universitario le reporta 52.889 euros anuales.

Su colega de profesión, Xosé Manuel Carril, declara 59.807 euros brutos al año de sueldo, menos de 3.000 en el banco y un piso hipotecado por 84.000 euros, de los que le faltan por pagar 74.682. En el apartado de vehículos, el líder del BNG, partido que puso especial interés en que se mostrasen públicamente las cuentas de los responsables de los partidos, tiene un Volkswagen Polo del año 2000.

La candidata socialista, Mar Barcón, suma 49.222 euros entre su sueldo como médico en una clínica y la media dedicación como concejala – de18.604 euros al año–. Tiene dos viviendas hipotecadas, ambas en régimen de gananciales, con valores catastrales de 37.421 y 97.109 euros,   por las que debe abonar más de 360.000 euros de préstamos. Cuenta además con un Seat Córdoba de 1999 y depósitos por 84.221 euros, parte de ellos en una cuenta compartida.

De todos los candidatos municipales cuyas cuentas se conocen, el alcalde, Carlos Negreira, es quien posee un mayor patrimonio. Percibe 65.220 euros anuales y sus depósitos en el banco alcanzan los 43.000 euros. El regidor calcula además otros 60.000 en diferentes  bienes muebles, que tiene el régimen de gananciales. La misma condición a la que están sometidas sus dos viviendas, con valores catastrales que suman más de 110.000 euros. Tiene también en su haber dos coches, un BMW X5 del año 2007 y un Audi A3 del mismo año. En cuanto al debe, tiene pendiente el pago de 32.000 euros en concepto de préstamo.

El debe y el haber de los candidatos