La Policía extrema la vigilancia en los alrededores del edificio

|

  “Estamos contentos con el refuerzo de la vigilancia que ha montado la Policía”, reconoció Varela. Y es que, aunque las autoridades no pueden actuar para desalojar a los okupas, gitanos o no, sin una orden judicial, como les gustaría a los representantes vecinales, sí están tratando de controlar la zona para prevenir cualquier incidente.

Un cordón > “Es un verdadero cordón policial”, asegura un testigo. De momento, el objetivo prioritario es evitar que más personas consigan introducirse en el inmueble y hacer de él su casa. Por eso han entrado en el edificio varias veces, para poder hacer un recuento de los que ya residen en él., recuento que también será enviado a la autoridad judicial. Los propios chabolistas aseguran que quieren la presencia policial, para probar que éste no es un punto de venta de drogas

La Policía extrema la vigilancia en los alrededores del edificio