Torrent ajusta los plazos para acudir a las urnas el 14-F y descoloca a JxCat

04 mayo 2018 página 30 BARCELONA, 03/05/2018.- El presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, durante la sesión plenaria del Parlament, celebrada hoy en pleno debate interno en las filas del JxCat sobre la posibilidad de plantear
|

El presidente del Parlament, Roger Torrent, explicó ayer que ajustará los plazos para que, si no hay investidura para sustituir a Quim Torra como president, la convocatoria automática de elecciones caiga el domingo 14 de febrero, un anuncio que provocó cierto desconcierto en las filas de JxCat.

La cuestión de la fecha, si no hay investidura, es poco más que un trámite, porque los plazos hacia una convocatoria automática de unas nuevas elecciones están prefijados, pero Torrent dispone de cierto margen para ajustar la fecha y evitar que sea entre semana.

Tras la inhabilitación de Torra, confirmada el lunes por el Tribunal Supremo, el Govern oficializó su relevo con la aprobación de un decreto de sustitución que convirtió a Pere Aragonés en vicepresidente en funciones de president.

Ayer, 1 de octubre, un día después de la publicación oficial del decreto, empezó a contar el plazo de diez días para que Torrent abra consultas con los grupos parlamentarios para explorar si hay algún candidato con posibilidades reales de ser investido, y ayer el presidente del Parlament inicia la ronda de contactos, por vía telefónica, empezando con el primer grupo de la cámara, Cs.

 

Una posibilidad remota

La hipótesis de una investidura exitosa es extremadamente remota, ya que las fuerzas independentistas, que disponen de mayoría, no la prevén.

Si en esta ronda de consultas detecta que no hay un candidato viable, Torrent no convocará un pleno de investidura, aunque Cs estudia presentar recurso si eso ocurre.

En su lugar, Torrent actuará como sugería un informe de los servicios jurídicos del Parlament, emitiendo un “acto equivalente” que certifique la ausencia de candidato viable y active la cuenta atrás de dos meses, transcurridos los cuales, si no ha habido investidura, serán convocadas elecciones para 54 días después.

Ayer por la mañana, Torrent dijo que los plazos marcados llevarían a celebrar las elecciones el 10 de febrero, un miércoles “laborable y escolar”, pero el presidente del Parlament, con su acto equivalente tras la ronda de consultas, tendrá margen para afinar la fecha y encajarla en un domingo.

“Si no hay un debate de investidura previo, nos vamos al 14 de febrero”, concretó Torrent, cuyo anuncio en una entrevista en RAC 1 cogió desprevenida a la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ahora principal cargo de JxCat en el Govern, que casi simultáneamente fue preguntada en otra entrevista por la fecha del 14-F y admitió que la desconocía.

Sin embargo, fuentes de ERC aseguraron que la fecha sí era conocida por altas instancias de JxCat, pero a Budó no se lo notificó nadie de su partido.

Fuentes de JxCat admitieron que la concreción final de la fecha es competencia de Torrent pero le reprochan la “forma” de anunciar la fecha elegida..

Tras el anuncio de Torrent, el secretario de organización del PSC, Salvador Illa pidió a los simpatizantes de su partido que aprovechen el tiempo que queda hasta esa fecha para explicar el proyecto de los socialistas catalanes, “diciendo la verdad”.

“Convoco a la acción política estos próximos meses, a la acción de convencimiento, de explicación y de persuasión para conseguir una Cataluña cohesionada que afronte los problemas de la gente”, dijo.

Torrent ajusta los plazos para acudir a las urnas el 14-F y descoloca a JxCat