Los posibles retrasos del inicio de curso marcan los nuevos contratos de alquiler estudiantil

El mercado de compraventa sigue a la baja, mientras que el de alquiler se está reforzando | quintana
|

En algunos puntos de la península comienzan a proliferar las ya denominadas “cláusulas Covid”, una forma de hacer que la carga sobre el arrendatario no sea la misma en caso de que se produzcan nuevos confinamientos. En A Coruña, y en el global de Galicia, no existe como tal esta cláusula, pero si que empiezan a proliferar los acuerdos entre los dueños y los inquilinos, sobre todo en lo que concierne a los pisos de estudiantes.

“Más que una cláusula, lo que se está incluyendo es la posibilidad de que si hay un nuevo confinamiento, o algo similar, se haga algo”, explica el presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), Benito Iglesias.

Se trata, por tanto, de un acuerdo entre las partes. En un principio, por lo que se ha visto hasta este momento, no se trata de acuerdos para rebajar el precio, por ejemplo en caso de un hipotético nuevo confinamiento, sino que son más bien facilidades de otro orden, como rescisiones de contrato.

“Por ejemplo, en el caso de los estudiantes universitarios, en estos momentos, hay muchas incógnitas, como el comienzo del curso”, relata Iglesias. Por lo tanto, lo que comienza a aparecer en los contratos de arrendamiento de estudiantes es ese acuerdo para que, “si se retrasa el comienzo del curso o si hay interrupciones”, haya una facilidad “para la rescisión o algo similar”.

Ley

Se trata, como explica Iglesias, de pactos entre las partes, ya que “en los contratos tipo, al amparo de la ley de arrendamientos, no figura ninguna cláusula de este tipo, por lo que deben ser ambas partas las que lleguen a un acuerdo para incluir esa posibilidad”, añade.

Por el momento, indica, estas circunstancias predominan más en lo tocante a estudiantes, pero sí que existen acuerdos en otros arrendamientos “normales”.

Lo que se está confirmando, tal y como viene aseverando Iglesias desde hace un tiempo, es que los precios, aunque los usuarios esperaran que bajaran, se están viendo incrementados. “Los precios no han bajado”, como muchos podrían esperar, “sino que se han incrementado”. Además, los contratos de estudiantes se están negociando ahora, cuando en tiempos de normalidad, ya lo habrían hecho en julio o junio. l

Los posibles retrasos del inicio de curso marcan los nuevos contratos de alquiler estudiantil