Los vecinos reclaman la peatonalización de la Ciudad Vieja y la reforma de San Andrés

|

El Ideal Gallego-2011-05-26-007-28087455

p. g. l. > a coruña
  Decidida la corporación municipal para los próximos cuatro años, al alcalde electo, Carlos Negreira, le toca tomar nota de las demandas de los vecinos. En el distrito uno, que comprende a los barrios de la Ciudad Vieja y Pescadería, tienen claro cuáles son sus principales demandas: la peatonalización de el casco antiguo y la reforma de la calle de San Andrés.
“Al nuevo gobierno local le pedimos lo mismo que al viejo: que cumplan con las peticiones que llevamos reivindicando desde hace años, y que hasta ahora no se han cumplido”, asegura la presidenta de la asociación de vecinos de la Ciudad Vieja, Rosa Quiroga.  Para la portavoz vecinal, la anterior administración local “incumplió reiteradamente” la promesa de peatonalizar el casco antiguo en los últimos años.
De hecho, el Ayuntamiento recibió en 2002 una subvención de 193.273 euros de los fondos Feder para restringir el tráfico en el casco antiguo. El gobierno local invirtió este dinero en la compra de unos postes intercomunicadores que colocó a la entrada de la Ciudad Vieja con el fin de regular el paso de vehículos, pero estos dispositivos nunca llegaron a funcionar, lo que obligó a la administración a tomar la decisión de retirarlos en octubre de 2009 al encontrarse éstos obsoletos, tal y como aseguraron los responsables municipales. El mal uso de este mecanismo hizo que el Estado le obligase al Ayuntamiento a devolver la subvención que había recibido para este fin en junio del año pasado. Y la Ciudad Vieja se quedó sin su peatonalización.
La lista de peticiones de los vecinos de la Ciudad Vieja no se limita sólo esto. Según Quiroga, los residentes en la zona reclaman la renovación del alumbrado y la eliminación de los cables de las fachadas de los edificios. La portavoz vecinal del casco antiguo recuerda que en el barrio llevan tiempo demandando un centro cívico propio, y piden que se solucione el problema del párking de O Parrote.

Calle emblématica > Además de la restricción del tráfico en la Ciudad Vieja, Negreira tendrá que afrontar otro problema: la reforma de San Andrés. Tanto los vecinos como los comerciantes de la zona llevan tiempo pidiendo una solución para la vía, donde en los últimos años se registró una sangría de cierre de negocios.
El anterior gobierno local reservó una partida de 400.000 euros en los presupuestos para este año destinados a este fin, y se anunció una remodelación de la vía consensuada con los vecinos de la zona. Pese a esto, no se llegó a presentar un proyecto definitivo para San Andrés.
Además, los residentes en el Orzán piden otro centro cívico, y actuaciones que permitan mejorar el estado de los edificios de Pescadería.

Renovación > A lo largo de los últimos cuatro años, el gobierno de Javier Losada llevó a cabo obras de reformas en diferentes plazas y calles de la zona de Pescadería y la Ciudad Vieja, desde La Marina o la plaza de Santo Domingo, hasta la plaza de la Cormelana, el Africano, Santa Catalina y Rúa Nueva.
Estas actuaciones no le valieron para ganarse la confianza de los vecinos, ya que, según los resultados de las votaciones del pasado domingo, los socialistas no superaron a los populares en ninguna de las 16 mesas del distrito uno. Incluso, en las dos correspondientes a la plaza de María Pita, donde votó Losada, el PSOE obtuvo un total de 201 votos frente a los 586 apoyos del PP.
En cuanto al resto de los partidos, el nacionalista Xosé Manuel Carril logró su mejor resultado en las urnas situadas en el casco antiguo –calle de la Amargura, plaza de Azcárraga, Veeduría,...–, donde se hizo con un total de 77 papeletas.

Los vecinos reclaman la peatonalización de la Ciudad Vieja y la reforma de San Andrés