Estafan 38.000 euros a un empresario coruñés por el timo de los billetes tintados

|

  redacción>a Coruña

  La Policía Nacional busca todavía a uno de los individuos que habrían estafado 38.000 euros a un empresario coruñés que creía que le iban a comprar un camión mediante un complicado timo. El otro sospechoso, que ya está bajo custodia, es un camerunés de 36 años sin domicilio conocido y con cuatro identidades supuestas, al que ya se le ha detenido en cuatro ocasiones anteriores por delitos similares.
Los dos sujetos habrían llevado a cabo lo que la Policía Nacional denomina “timo de los billetes tintados”. Todo empezó cuando la víctima recibió una llamada en la que alguien se interesaba por un camión que tenía en venta. A la cita acudieron dos hombres de raza negra que, a la hora de hacer efectiva la compra, confesaron que tenían un pequeño problema: los únicos billetes que tenían estaban tintados de negro. Los sospechosos explicaron que era una medida de protección porque el dinero procedía del negocio de la compra-venta del oro.
Sin embargo, podían devolver el color al dinero: sólo se trataba de emplear un procedimiento con líquidos y polvos. Pero también había que introducir dos billetes normales por cada uno tintado, así que le pidieron a la víctima que les adelantara 35.000 euros. El empresario tenía sus dudas, pero acabó accediendo. Entonces se les terminó el líquido en cuestión, y resultó que necesitaban 3.000 euros para comprar más, dinero que el empresario volvió a acceder a desembolsar.
El siguiente paso fue empapar el dinero en el líquido y envolverlo en papel de aluminio. Se suponía que los billetes estarían limpios al día siguiente.

Por seguridad > Los tres se encontraban en una nave industrial propiedad del dueño del camión, pero los dos sospechosos expresaron su preocupación de que alguien pudiera verlos y llevarse el dinero si lo dejaban allí, así que la víctima accedió a trasladar el negocio a su domicilio. Lo hizo en su propio coche, y permitió que sus dos “clientes” se bajaran primero mientras buscaba un lugar donde estacionar.
Sorprendentemente, los dos africanos no se encontraban en la cafetería donde se había citado con ellos. El empresario les llamó varias veces, pero surgieron “problemas” para concertar el siguiente encuentro, así que el  día 23 del pasado mes acudió a denunciar lo ocurrido.
Fue la semana pasada cuando una patrulla camuflada de la Policía Nacional descubrió al camerunés mientras paseaba por la calle e inmediatamente fue arrestado y puesto a disposición del juzgado de instrucción número 1.


 

Estafan 38.000 euros a un empresario coruñés por el timo de los billetes tintados