Rosario Porto pidió a Alfonso Basterra que le borrara correos electrónicos tras su arresto

|

Telecinco ha desvelado parte de la declaración de Alfonso Basterra, padre de Asunta, ante el juez Vázquez Taín. En uno de los extractos revelados ayer explica un encargo que su exmujer, Rosario Porto, le habría hecho después de ser detenida. “Me encargó que, como llevaba varios días sin usar el ordenador, tenía miedo que la entrada masiva de correos electrónicos se pudiese bloquear”, dice Basterra.
Así es el encargo que Porto hizo a Basterra poco después de ser detenida por el asesinato de su hija y lo revela Alfonso Basterra en su declaración ante el juez, a la que tuvo acceso “El programa de Ana Rosa”.
Basterra asegura que la bolsa con la almohada hallada entre el sofá y la mesa del teléfono siempre estaba allí. “Cuando vivíamos juntos mi mujer se solía tumbar en el sofá y ponía la almohada ahí. Está muy cerca del sofá. Tiene la almohada y una manta, una manta verde.”
En su declaración, Basterra revela que la tarde del crimen estuvo leyendo en su casa y que Rosario se puso en contacto con él pensando que la niña estaba en su casa. “Eran las 21.00 horas. Llamo primero a Charo, no me contesta el móvil. Luego me dice que se le había terminado la batería. Llamo a Doctor Teixeiro al fijo porque tenía fijo, no me coge  nadie y llamo al móvil de Asunta, que me da línea pero no me coge. Cuando me llama por teléfono me dice: Bueno como ya está ahí la niña, yo ahora voy, me cambio de ropa y ya salimos tú y yo a tomar un vino como habíamos hablado”. Entonces le digo que la niña no está aquí. Seguimos hablando entonces yo le digo: oye, date cuenta que llevamos hablando 5 o 6 minutos y la niña no está aquí. Entonces ella se empieza a poner muy nerviosa: ¡cómo que no está ahí, cómo que no está ahí! Ella está muy nerviosa, yo voy a doctor Teixeiro y dice: vamos a llamar a la madrina de Asunta.
Según Alfonso Basterra, tras la desaparición, Basterra y Porto se pusieron en contacto con varias personas. “Nos resultaba tan sumamente extraño que no estuviese la niña, porque la niña era muy responsable.
Alfonso Basterra y Rosario Porto fueron a comisaría. “Llegaríamos sobre las 22.00 horas, digo yo. A los policías de la entrada les contamos lo que nos pasaba y aparece otro policía vestido de paisano que nos lleva a su despacho, le contamos lo que ha pasado y le enseñamos la foto. Y allí estuvimos en comisaría hasta las 00.00 horas por lo menos. Entonces ya nos fuimos para casa”, dice Alfonso. 

Rosario Porto pidió a Alfonso Basterra que le borrara correos electrónicos tras su arresto