Medio Ambiente acepta la petición de los mariscadores para aumentar el espacio a dragar en O Burgo

Imagen del estado actual de la ría de O Burgo, con los mariscadores al fondo | patricia g. fraga
|

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, limpiará una superficie de la ría mayor de la que tenía prevista en su proyecto de dragado atendiendo a las peticiones del colectivo de mariscadores. En total se producirán once modificaciones del texto que salió a información pública a finales del año pasado. La resolución definitiva salió publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), si bien desde el Gobierno central no quisieron poner fechas concretas para las actuaciones ni avanzaron si han comenzado a negociar la financiación del proyecto con la Xunta y los cuatro ayuntamientos afectados.


La resolución de la Declaración de Impacto Ambiental del dragado de la ría de O Burgo se dio a conocer ayer aclarando que la principal actividad económica que se desarrolla en la zona será tenida en consideración. Tanto es así que se ha tenido en cuenta la petición de los mariscadores para ampliar el espacio que será sometido a los procesos de limpieza y saneamiento.


En concreto se verán afectados los bancos de A Baixada, O Carniceiro, Maruxas Grande, Maruxas Pequena y O Cainzo, así como los canales que utilizan los profesionales de a flote. En el caso del primero se ha incrementado el espacio a petición de la “Cofradía de Pescadores de A Coruña” sobre el que se actuará en relación al texto que se sometió a las alegaciones.

Retirada en dos tandas
El plan destaca que los bivalvos que se puedan salvar se trasladarán a superficies de los bancos no afectados y que esta operación se realizará en dos fases. La primera de ellas tendrá lugar entre enero y febrero y la siguiente en octubre y diciembre, antes de que cese la totalidad de la actividad marisquera. En cierto modo el escrito da a entender que las tareas previas al dragado comenzarían en 2018 y se prolongarían durante 23 meses frente a los 21 previstos, es decir, casi dos años.


Se espera que toda la iniciativa permita recuperar más puestos de trabajo en O Burgo, como solicitaron en su día los mariscadores. En total se dragarán 281.097 metros cúbicos de la zona interior de la ría con materiales que están distribuidos en varias categorías.


Los no contaminados reforzarán distintas zonas mientras aquellos que lleven materiales tóxicos se confinarán en dos recintos que se habilitarán en Oleiros y Culleredo y que se sellarán y urbanizarán una vez terminen los trabajos para incorporarlos a las zonas de ocio. En paralelo a todo ello se intentará poner coto a los doce puntos de vertido constatados y los otros seis de los que existen indicios de contaminación en los márgenes del estuario. También se trabajará para preservar la flora y se elegirán unos meses en los que las aves emigran.


En lo tocante a la afección a los vecinos, lo que más preocupa es la generación de ruidos molestos. Por eso se instalarán pantallas para contenerlo y durante las noches se realizarán actuaciones en la parte interna de la ría mientras que las orillas serán tratadas durante el día. El Ministerio no da fechas, si bien sí asegura que este documento es una de las herramientas “instrumentales en el procedimiento para la autorización sustantiva del proyecto”.

Medio Ambiente acepta la petición de los mariscadores para aumentar el espacio a dragar en O Burgo