Los bomberos extinguen dos fuegos causados por sendos fallos eléctricos que dejaron apagones

Los bombero realizaron su trabajo bajo una pertinaz lluvia patricia g. fraga
|

Los bomberos extinguieron durante la mañana de ayer dos incendios de origen eléctrico. El primero tuvo lugar en Juan Castro Mosquera, alrededor de las doce, mientras que el otro se produjo a la una y media de la tarde en Fuente Álamo, en el Agra do Orzán. Aunque en ambos casos no hubo que lamentar víctimas, sí causaron graves daños a las instalaciones eléctricas, dejando a las comunidades afectadas sin luz o teléfono.
En el primer caso, el foco del fuego estuvo lugar en un cuadro eléctrico del interior del edificio, situado en la parte baja, pero los bomberos pudieron acceder a él desde la parte exterior y sofocar la llama. Sin embargo, dado que era evidente que funcionaba mal, retiraron parte del cable para evitar que se reprodujera el incendio, lo que inutilizó el sistema eléctrico del edificio, lo que dejó a los residentes de la comunidad de cinco pisos sin fluido eléctrico durante horas.

motor de persiana
Poco después, el parque de A Grela recibió otra llamada alertando del segundo incendio. En este caso era más inusual, porque su origen se encontraba en el motor que mueve la reja de un negocio de moda y artículos del hogar. Era la hora del cierre y, al activarlo, la máquina comenzó a humear y arder cuando la reja apenas había bajado un metro, causando la natural alarma.
Al lugar llegaron efectivos de la Policía Local para cortar la calle y que los bomberos pudieran trabajar. El primer problema que se presentó es que el motor estaba protegido por una chapa metálica, que fue necesario desarmar, así que tuvieron que emplear una autoescalera para arrancar la cubierta y poder acceder a la máquina incendiada. Mientras tanto, los curiosos que se agolpaban en la acera de enfrente pudieron comprobar cómo las llamas aparecían a través de una rendija afectando al cableado que recorría la pared a la altura del suelo del primer piso del número 4, y el aire de la calle se llenaba del olor a humo. 
Afortunadamente, el fuego no se propagó y, una vez retirada la cubierta, bastó rociarla varias veces con un extintor para apagarlo. Sin embargo, las llamas consiguieron quemar la cobertura del cable telefónico de la fachada, así como la del alumbrado público. De esta manera, la comunidad se quedó sin teléfono fijo. El Ayuntamiento envió a operarios para reparar los daños ya por la tarde. 
Para entonces, los bomberos ya habían dejado los restos de la cubierta en al acera y volvían da su parque de A Grela, lo que permitió a los policías locales volverán a abrir la calle de Fuente Álamo al tráfico, después de haber permanecido cortada durante más de media hora, según fuentes municipales. 

Los bomberos extinguen dos fuegos causados por sendos fallos eléctricos que dejaron apagones