Absuelto de un delito contra la salud el fabricante del bio-bac, pero condenado por fraude

GRA032. MADRID, 19/05/2014.- Rafael Chacón fabricante del bio-bac, un medicamento que se vendió sin autorización administrativa a pacientes de cáncer y sida, entre otras enfermedades, durante el juicio que ha comenzado hoy en e
|

El Juzgado de lo Penal número 18 de Madrid ha absuelto a Antonio Rafael Chacón y otros tres acusados de un delito contra la salud pública, por fabricar y distribuir el producto conocido como bio-bac, pero ha condenado a Chacón a cuatro meses y quince días de prisión por un delito relativo a los consumidores.
En la sentencia, la juez ha absuelto a los cuatro acusados, Antonio Rafael Chacón, Consuelo Serdio, Enríquez Martínez y Miguel Echenique de un delito contra la salud pública.
La magistrada entiende que, a pesar de que en el etiquetado de bio-bac se hacía constar que se trataba de un suplemento dietético, se intentaba vender como medicamento para enfermos de cáncer, sida y otras enfermedades graves, por los efectos terapéuticos que señalaban que tenía el producto.
La resolución recoge que no puede considerarse probado el delito contra la salud pública, toda vez que para que este supuesto se cumpla es imprescindible que se ponga en peligro la vida o la salud de las personas y el consumo de bio-bac, según la sentencia, era inocuo.
Durante la vista, destaca la resolución, no ha podido probarse que los acusados incitaran a los afectados a abandonar el tratamiento convencional contra su enfermedad, ni por teléfono ni por escrito, para conseguir una mayor comercialización del producto, lo que hubiera puesto en peligro la vida de las personas.
En cuanto al hecho de que en uno de los lotes incautados por la Guardia Civil apareciera un hongo y bacterias perjudiciales para la salud, el Juzgado estima que la cadena de custodia no se respetó de forma escrupulosa, por lo que no puede descartarse que hubiera habido algún tipo de manipulación durante el traslado que contaminara las pruebas.
La juez descarta que en la comercialización del producto conocido como bio-bac haya tenido lugar un delito de estafa, ya que de lo probado en el juicio no se desprende que los usuarios o consumidores adquiriesen el producto con un perjuicio para su patrimonio motivados por una maquinación fraudulenta, característica de la estafa.
“Lo que hicieron los acusados es, en cierto modo, provocar un engaño en el consumidor”, al etiquetar el producto simulando unas características que no tenía, indica la sentencia.
La Fiscalía pidió una pena de tres años y tres meses de cárcel para Chacón y de cinco meses para los otros tres procesados por un delito contra la salud y otro relativo a los consumidores.

Absuelto de un delito contra la salud el fabricante del bio-bac, pero condenado por fraude