‘El techo’ llega a la ciudad

Hampl, en acción durante un partido contra el Leyma en Riazor correspondiente a la temporada 2013/2014, cuando el pívot checo militaba en el Andorra ac
|

 

Después de la marcha, por petición propia, de Vladi Orlov, y el fallido fichaje –por cuestiones personales– de Ike Azotam, Tito Díaz por fin tiene al jugador que completa el juego interior del Leyma Basquet Coruña, el checo Tomas Hampl, el techo de la LEB Oro con sus 215 centímetros de estatura.
El nuevo fichaje de la ‘marea naranja’ cuenta con la ventaja,  respecto a Orlov y a Azotam, de conocer perfectamente una competición que lleva disputando las cuatro últimas temporadas. La actual la inició en las filas del Força Lleida, donde estaba contando para Joaquín Pardo menos que para sus anteriores entrenadores.
 Hampl, internacional por su país en categorías inferiores, estuvo en cancha una media de 12 minutos en los 15 partidos que ha disputado con el conjunto catalán, con unas medias de 3,5 puntos y 2,2 rebotes.
Nacido el 18 de julio de 1988, Hampl llegó a España en 2006, de la mano del Bilbao Basket, club que le tuvo a prueba durante dos semanas antes de contratarle. Sus primeras cinco campañas las pasó en el Santurtzi –equipo vinculado al Bilbao–, las tres primeras en la EBA y las otras dos en LEB Plata. Durante ese tiempo el nuevo pívot del Leyma tuvo la oportunidad de adquirir experiencia en la ACB. En el curso 07/08 jugó dos partidos, uno más en el 08/09, dos en la 09/10, uno en la 10/11 y tres en la 11/12, el único en el que perteneció de pleno derecho al primer plantel bilbaíno. Aunque sus oportunidades fueron muy escasas, sus números no estuvieron del todo mal: 4,3 puntos y 2,6 rebotes en nueve minutos de promedio. En total, 57 minutos repartidos en 11 partidos en la máxima categoría del baloncesto español.
Una vez liberado por el Bilbao, Hampl recaló en la LEB Oro de la mano del Andorra. En su primera campaña promedió 7,5 tantos y 4,0 rechaces (en 18 minutos) y 4,0 y 2,2 (12 minutos) en la segunda. El club del Principado no contó con él tras consumar su ascenso a la ACB, pero Hampl fichó por otro de los ‘gallitos’ de Oro, el Palencia, donde el curso pasado firmó unas cifras muy similares a las de su segundo año en Andorra: 4,4 puntos y 3,2 rebotes (13 minutos).
Pese a que nunca ha llegado a explotar, Hampl es un jugador muy interesante y que, sobre el papel, debe aportar más de lo que lo hizo Orlov y de lo que podría haber hecho Azotam, jugador notablemente más bajo que el checo y que se desenvuelve en el poste alto.
Buen intimidador –aunque no demasiado taponador– y reboteador, el ‘center’ checo se mueve bien de espaldas al aro, maneja las dos manos y corre bien la pista pese a su estatura, aspecto que le permite terminar las jugadas con mate. Un complemento para mejorar.

‘El techo’ llega a la ciudad