“La cosa está fatal ahora , pero no voy a volver; aquí me quedo pase lo que pase”

Andrea trabaja actualmente como voluntaria pedro puig
|

“La cosa está fatal pero no me voy. Aquí me quedo pase lo que pase”, reconoce Andrea Hernández del Castillo. Llegó a España hace nueve años cuando parecía un país lleno de posibilidades y encontró pronto un empleo en un taller de entallaje, que suministraba a una gran multinacional del sector textil. Sin embargo, cuando llegó la crisis económica, Hernández fue una de los que perdieron su puesto de trabajo: “Ahora soy voluntaria en Equus Zebra mientras busco trabajo”.
Sin embargo, en su lugar de origen, la República Dominicana, la situación es aún peor, así que algunos de sus compatriotas buscan aún una oportunidad en España. De hecho, los dominicanos son el colectivo sudamericano que más ha crecido en 2013, llegando a casi las 200 personas. En algunos casos, solo se quedan dos o tres meses, lo suficiente para reunir dinero para el viaje de vuelta una vez se encuentran frustradas sus expectativas. Otros se van cuando tienen suficiente para montar un negocio.

“La cosa está fatal ahora , pero no voy a volver; aquí me quedo pase lo que pase”