Díaz Ferrán culpa a la patronal de las aerolíneas de la quiebra de Marsans

08 septiembre 2015 página 32 SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID), 02/07/2015.- El expresidente de la CEOE y de la patronal madrileña Gerardo Díaz Ferrán (d), durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por el vaciami
|

El expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán culpó a la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) de provocar el hundimiento de Viajes Marsans, de la que era propietario junto al ya fallecido Gonzalo Pascual, al retirarle la licencia para vender billetes de avión en abril de 2010 por los impagos que presentaba la compañía. “Ustedes se cargaron Viajes Marsans”, dijo.
En la primera jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra el antiguo jefe de los empresarios por quedarse con 4,4 millones de euros de viajes contratados que nunca se llegaron a prestar, Díaz Ferrán señaló que la IATA “cortó” la venta de billetes a Marsans porque “les dio la gana” y sin que “se les debiera nada”, en una actuación que calificó de “unilateral” y “bastante peor que torticera”.
El acusado, que aseguró estar “muy quemado” por los procedimientos judiciales en los que está inmerso, también se desvinculó de la “gestión y el día a día” de Viajes Marsans y repitió en varias ocasiones que su socio, al que “le costó la vida” la situación de la compañía provocándole un infarto en el año 2012, era la “cabeza visible” de la misma y el que se ocupaba de la “administración y la gestión”. 
“Nunca jamás he dado una instrucción sobre Viajes Marsans a nadie. Iba a los consejos de administración, veía las cuentas y, cuando había que avalar un crédito, los dos, Gonzalo Pascual y yo, lo hacíamos para que las empresas siguieran adelante”, señaló Díaz Ferrán, antes de asegurar: “Nunca me he llevado dinero de los clientes”.

nóminas
Díaz Ferrán, que se enfrenta a cuatro años de cárcel junto al último director general de la compañía, Iván Losada, por un delito de apropiación indebida, defendió la “viabilidad” de Marsans hasta la intervención de la IATA, aunque admitió que el importe de las nóminas de los trabajadores del grupo llegó a ser mayor que los anticipos de los viajes que contrataban los clientes.
En este sentido,  el empresario, que se encuentra en la prisión madrileña de Soto del Real desde el 5 de diciembre de 2012, señaló que la empresa pagó al gestor aeroportuario “durante más de 25 años todos los días 15 de cada mes” y que, cuando se produjo la retirada de la licencia, estaba negociando con once bancos la adquisición de un crédito por más de 30 millones de euros.
“Se inventaron que necesitaban un aval cuando sabían que no había posibilidad de conseguir ese aval”, señaló el exconsejero de Marsans antes de mostrarse convencido de que los responsables de la asociación “se arrepienten” de la decisión que tomaron.
La retirada de la licencia, según su versión, impidió que Marsans siguiera vendiendo billetes a otras empresas, lo que suponía el 50 por ciento de la facturación, y provocó que “la gente dejara de entrar en las tiendas” para contratar viajes. 
“¿Quién va a comprar en una agencia a la que le han cortado la venta de billetes?”, se preguntó Díaz Ferrán, que señaló que tras perder la licencia era “imposible” seguir atendiendo a “clientes amigos como el presidente de Iberdrola”.

Díaz Ferrán culpa a la patronal de las aerolíneas de la quiebra de Marsans