Reportaje | Las compañías coruñesas suspenden en técnicas de venta y marketing

La entidad celebra distintos actos de formación y empleo | AEC/Pedro Puig
|

En la Cámara de Comercio también disfrutan del verano... pero a medias. Apenas hay semanas en el año en las que no ronde por la agenda de los trabajadores de esta institución alguna actividad de formación o reciclaje de profesionales. Es lógico ya que, por ejemplo, para este 2017 han programado unas 200 actividades.
Para conseguir tejer una programación tan amplia, los responsables de formación se mantienen siempre en contacto con las empresas de la demarcación. Si hace años era con las socias, ahora la atención es universal así que todas las propuestas son bienvenidas y se pueden estudiar para ver si son viables.
“Siempre estamos atentos a lo que nos transmiten a través de las encuestas que les facilitamos en las actividades formativas, así como a las novedades y actualizaciones que se van produciendo y que les pueden interesar como, por ejemplo, cuando entra en vigor una normativa que les afecta”, resumen desde la Cámara, en donde también están abiertos a preparar cursos especializados a medida del trabajador.
Como las peticiones se tramitan un poco al gusto, en estos tiempos de alta competitividad se detecta “un interés especial por las cuestiones relacionadas con las nuevas tecnologías y las redes sociales”. En estrecha relación, a los jefes les va preocupando cada vez más formarse –y que sus trabajadores se formen en paralelo– en cuestiones de innovación y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Una adaptación eterna
Pero también hay demanda para aprender a vender y a trabajar el marketing. Es más, en opinión de la Cámara serían estas dos asignaturas las que les quedarían pendientes a muchos negocios coruñeses. La oferta formativa “se renueva constantemente” para que los profesionales tengan oportunidades de aprender o reciclarse, pero esas materias nunca fallan en el calendario.
Algo bueno deben de estar haciendo los docentes porque casi todos los alumnos –de técnicos a gerentes, pasando por cargos directivos– repiten. Eso sí, el formato de los cursos ha ido cambiando y ahora las empresas piden “actividades de corta duración sobre temas específicos que les permitan obtener toda la información que necesitan en una sola jornada”. Además, cada vez en mayor medida, la Cámara ayuda los jóvenes a buscar empleo.

Reportaje | Las compañías coruñesas suspenden en técnicas de venta y marketing