El brote de Lleida es el que más preocupa de los 73 activos en España pese a su mejora

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ofrece una rueda de prensa dos semanas después del fin del estado de alarma para informar de la evolución de la COVID-19 y de l
|

La situación en Lleida, que mejoró en las últimas horas, preocupa especialmente al Ministerio de Sanidad, que sigue vigilando de cerca los 73 brotes de coronavirus activos en España aunque la mayor parte de los contagios detectados son asintomáticos y de infecciones pasadas.

“La evolución de la pandemia es favorable”, señala Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, quien aseguró que en base a los datos de estos días, “da la impresión que la epidemia de la comarca del Segriá no está creciendo. No obstante, reconoció que existe “un cierto grado de transmisión comunitaria” en Segriá, pero añadió que es “muy controlada” y que “no parece que esté generando un número exagerado de casos”.

Asimismo, Simón afirmó que las medidas de restricción de la movilidad adoptadas el pasado sábado fueron valientes y que empieza a verse su impacto.

A nivel nacional., las comunidades notificaron a Sanidad la existencia de 73 brotes activos, salvo La Rioja y Asturias, y dos de ellas, Cataluña y Baleares, decidieron el uso obligatorio de las mascarillas, exista o no distancia interpersonal de seguridad.

Asimismo, el uso de las mascarillas no solo es obligatorio en Cataluña, también en Ordizia (Guipúzcoa), que suma 58 contagios, 10 más que este miércoles.

Cantabria, Asturias y Aragón, como anunciaron sus presidentes regionales, podrían ser las siguientes en aplicar en sus territorios la misma medida, que tendrá como excepciones la práctica deportiva o determinados entornos como playas o piscinas.

Primer fallecido del brote

Por su parte, la comarca leridana del Segriá registró ayer el primer fallecido de Covid-19 desde que se inició el brote el pasado 22 de junio. Asimismo, sumó 46 nuevos positivos y ya tiene 82 hospitalizados, once de ellos en la UCI. Hay además 132 personas asiladas.

Asimismo, Cataluña identificó también un brote en la región sanitaria Camp de Tarragona y dos en la de Terres de l’Ebre.

Del mismo modo, el número de casos positivos experimentó un repunte en Navarra como consecuencia de dos brotes detectados en Pamplona (5) y Tudela (23), en esta última relacionados con una boda, mientras que los brotes de Aragón o Andalucía, que preocupaban hace unos días, están ahora en fase de resolución.

No obstante, Andalucía alcanzó ayer los 18 brotes activos, diez en fase de control y ocho en fase de investigación en las provincias de Granada, Málaga, Cádiz, Huelva y Almería, con un total de 289 casos confirmados tras sumar 25 más en 24 horas.

El nuevo foco se detectó en el distrito poniente de Almería con diez afectados y tras agregar 14 nuevos positivos al brote de Belicena (Granada), según la Consejería de Salud y Familias.

Asimismo, Baleares informó de un nuevo brote en Menorca con 3 afectados, que se unen a los otros 9 activos en Mallorca e Ibiza, aunque todos son “muy limitados” y están controlados.

Por su parte, la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha confirmó también uno en la localidad de Socuéllamos, donde se detectaron cuatro casos de un mismo entorno laboral.

Ante esta situación, Simón advirtió que a lo largo del verano pueden surgir nuevos brotes de coronavirus entre temporeros.

“Es muy probable” que en las empresas hortofrutícolas, donde se originaron la mayoría de los focos de Lleida y Aragón, vayan surgiendo otros porque la campaña “tiene que seguir”, señala. l

El brote de Lleida es el que más preocupa de los 73 activos en España pese a su mejora