Los indignados avanzan en sus protestas con una cadena humana y una cacerolada

|

El Ideal Gallego-2011-05-26-006-28da4751nagore menayo > a coruña
  Los indignados continúan con sus protestas desde su campamento en el Obelisco. En su afán de reivindicar con mayor notoriedad su derechos, ayer decidieron dar un paso más en sus actividades y convocaron a la ciudadanía a realizar una cadena humana hasta la plaza de María Pita.
Al término de su asamblea diaria, a las 20.00 horas, los asistentes comenzaron a configurar la cadena humana, desde el Obelisco hasta la plaza, por toda la calle Real y Riego de Agua. Al llegar a la plaza, la cantidad de gente era tal que se rodeó a lo largo de todos los soportales. La ejecución de la cadena terminó en una sonora cacerolada frente a las puertas del Ayuntamiento, que se propagó por toda la calle.
Los integrantes de Acampada Coruña continúan sin la intención de levantar el campamento en las próximas jornadas y cada día que pasa incorporan nuevos objetivos a su reivindicación.
Durante la tarde de ayer, emitieron un comunicado en el que explicaban su intención de trabajar por los grupos más desfavorecidos: “desde los excluidos sociales, pensionistas, y rentas más bajas, sin olvidarnos de los parados y trabajadores con los salarios más bajos”, apuntaban.
Además de este anuncio, desde el asentamiento se solicitaba el apoyo de los poderes públicos. En la página web del movimiento coruñés se podía leer el toque de atención que lanzaban a los responsables municipales:  “también nos gustaría hacer una petición a esta ciudad turística donde vivimos, que estamos aquí, que el Ayuntamiento deje de mirar a otro lado, que seguimos aquí gracias a la ayuda ciudadana, que nos apoyen un poco más y que no desvíen la atención igual que sucede en Peñamoa”, publicaron.

Equipamiento > Ante la previsión de viento y lluvia esperados para los próximos días, en el campamento se trabajaba ayer en el refuerzo del toldo para resguardarse de las inclemencias del tiempo, a la vez que aseguraban no necesitar ningún otro tipo de provisión. Al contrario que en días anteriores, cuando solicitaban la ayuda de la ciudadanía para proveerse de material y comida. Al hilo de esta manifestación, comenzaron a surgir comentarios en Twitter alertando de la presencia de personas que, por la zona de Cuatro Caminos, solicitaban dinero en nombre de Acampada Coruña.
Los integrantes del campamento utilizaron la difusión de la red social para explicar que estas personas no pertenecían al movimiento. En varios twits se podía leer “Están usurpando la identidad. Acampada Coruña no pide dinero. Si alguien se lo pide para nosotros, por favor, llamen a la Policía al 091 o 092. No pedimos dinero”.

Sin incidentes > Antes del comienzo de la cadena, los manifestantes alertaban a través de Internet de la presencia de seis patrullas de la Policía en las inmediaciones del Obelisco. Sin embargo, un día más, las manifestaciones de los indignados se produjeron sin que los agentes realizaran ningún tipo de intervención.
El campamento, que ya supera la semana de vida, sigue contando con un censo medio de unas treinta personas diarias. Sin embargo, cada tarde, durante la celebración diaria de la asamblea de las 20.00 horas, más de mil personas se dan cita para informarse de las novedades del asentamiento y de las futuras acciones a desarrollar por sus integrantes. Éstos aseguran estar perfectamente organizados, con horarios establecidos para el descanso y el aseo personal, así como para el desempeño diario de los distintos cometidos de las comisiones.

Los indignados avanzan en sus protestas con una cadena humana y una cacerolada