El abogado de la presunta etarra Natividad Jáurequi se opone a su extradición

Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior de María Natividad Jáuregui Espina, huida desde 1979, quien ha sido detenida en Gante (Bélgica) por agentes por la Policía Judicial de Bélgica, en colaboraci&oa
|

El abogado de la presunta etarra Natividad Jáuregui, Paul Bekaert, se opuso hoy a su extradición a España, alegando que se ha superado el "plazo razonable" que exige la normativa, al haber transcurrido 32 años desde que se cometieron los hechos.

Bekaert explicó a Efe que esa fue una de las tres razones argumentadas para oponerse a las dos Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) cursadas por la Audiencia Nacional española contra Jáuregui, una de ellas por un delito de asesinato, y otra por terrorismo.

Los otros dos motivos que mencionó el abogado fueron la prescripción de los delitos bajo la ley belga cuando los mismos deben ser juzgados por los tribunales de este país y el temor a que se produzca una violación de los derechos humanos, explicó Bekaert.

El abogado indicó que el Tribunal emitirá su decisión a lo largo de la tarde del miércoles.

Según Bekaert, la supuesta terrorista "rompió muy rápido" sus lazos con la organización" terrorista al marcharse de España e hizo una vida totalmente apolítica.

Jáuregui, que residió en Gante durante diez años después de vivir en México y Francia, no estaba empadronada en la ciudad, pero sí figuraba registrada bajo su nombre real en la seguridad social belga.

La presunta terrorista "no se escondía" en Bélgica, y de hecho trabajaba como cocinera en restaurantes y para familias particulares, según el letrado.

Recientemente participó en la elaboración de un libro de cocina en el que colaboraron cocineros de distintos países y ella aparecía con su nombre y fotografía, explicó el abogado.

La presunta etarra fue detenida el pasado 8 de octubre por agentes de la Policía Judicial de Bélgica, en colaboración con la Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) españoles.

Contra ella pesa asimismo una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión por un delito de atentado contra la autoridad.

Jáuregui fue miembro "liberado" del Comando Vizcaya entre enero y julio de 1981 y presuntamente responsable, junto con el resto de sus integrantes, del asesinato de seis agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en ese mismo año.

En concreto, se la relaciona con el asesinato en marzo de 1981, en la localidad de Deusto (País Vasco), de un subcomisario del Cuerpo Superior de Policía, al que los terroristas dispararon en la nuca.

Unos días más tarde y en la misma localidad, disparó presuntamente a un teniente coronel del Ejército que falleció como consecuencia de las heridas sufridas.

La actividad del comando al que pertenecía continuó en abril de 1981 con el atentado contra un convoy de la Policía en el túnel de Begoña en Bilbao, que provocó la muerte de un policía y heridas graves a otros dos.

Un mes después, Jáuregui y sus compañeros supuestamente asesinaron a dos guardias civiles al colocar un potente artefacto explosivo en la cuneta de una carretera de Lemona (Vizcaya), que alcanzó al coche patrulla.

Las acciones del grupo armado continuaron en junio cuando los etarras ametrallaron a una patrulla de la Guardia Civil en Bilbao causando heridas graves a varios agentes.

También está acusada de participar en la muerte de un teniente de Artillería en Baracaldo (Vizcaya), que fue ametrallado.

El abogado de la presunta etarra Natividad Jáurequi se opone a su extradición