Seoane niega una nueva prórroga a la concesionaria de la Casa do Arxentino

La Casa do Arxentino es un hotel y restaurante situado en Mera
|

  El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, se negó ayer a dar una nueva prórroga a los responsables de Turcividanes, empresa concesionaria de la gestión del hotel y restaurante Casa do Arxentino de Mera.

El mandatario local, que ayer mantuvo un encuentro con representantes de la empresa, indicó que procedió al cierre de la empresa debido al impago de una deuda de 30.000 euros. Según el propio alcalde, los propietarios de la concesión solicitaron una nueva prórroga como la que se les concedió a finales del pasado año, pero que se negó por haber incumplido el plazo que venció a finales de marzo.

Seoane señaló que volverá a abrirse un nuevo concurso de concesión del restaurante ya que considera que es un negocio viable y con perspectivas de futuro.

Por su parte, el grupo municipal del Partido Popular, que desde siempre se mostró poco conforme con esta iniciativa empresarial, exigió ayer la dimisión del concejal de Obras y Servicios, Rodrigo López Piquín, ya que lo responsabiliza del cierre del establecimiento hostelero.

“López Piquín fue quien permitió en todo momento la inverosímil situación en la que se encontraba el hostal, con una deuda acumulada de luz y gas de más de 30.000 euros”, afirma el portavoz Andrés Delgado.

Los populares consideran que la gestión del edil es motivo suficiente para pedir su cese inmediato ya que, según Delgado, el Ayuntamiento ha demostrado tener un descontrol total del estado de las concesiones y contratos municipales.

“Las empresas prácticamente hacen lo que quieren (en Oleiros) porque nadie las controla, como se ha podido comprobar con el caso de la Casa do Arxentino”, insiste el concejal popular.

El PP considera “inaudito” que durante los últimos tres años ninguno de los responsables del Ayuntamiento estuviera, según esta formación política, al corriente de que el concesionario no pagaba ni la luz ni el gas, y que se le permitiera acumular una deuda de 30.000 euros.

“El PP se pregunta cómo es posible que no se hiciera ningún tipo de inspección, así como quién va hacer frente ahora a esa cantidad adeudada”, añade Delgado.

Según esta formación política, en el contrato firmado por Turcividanes para el alquiler y la gestión de la Casa do Arxentino, constaba que una de las obligaciones del concesionario era el pago de todos los servicios del inmueble.

“No cabe en la cabeza de nadie que los oleirenses vayan a tener que pagar esos 30.000 euros con sus impuestos por culpa de la negligencia de un concejal”, advierte el edil, al tiempo que duda de la competencia del edil López Piquín al frente de la gestión de Obras y Servicios.

Además, en vista de lo acontecido, los populares exigirán ver la situación en la que se encuentran otros contratos que dependen de López Piquín.

Seoane niega una nueva prórroga a la concesionaria de la Casa do Arxentino