El Consistorio acumula su cuarto mes por encima del límite legal de pago de facturas

|

El Gobierno municipal acumula cuatro meses por encima del límite permitido en el período medio de pago a proveedores, que hace referencia al abono de facturas por parte de las administraciones.
En este caso, la cifra del Ayuntamiento en el pasado mes de julio fue de 52,75 días, lo que supone la tercera cantidad más alta en los más de tres años de legislatura. Cabe recordar que el límite establecido por el Ministerio de Hacienda está fijado en 30 días.
El período medio de pago a proveedores es el plazo que transcurre desde la entrega de unos bienes o la prestación de unos servicios hasta que el Ayuntamiento procede al pago material de dicha operación.
El registro de julio, último mes conocido por el momento, es el tercero más alto del mandato aunque supone un ligero descenso con respecto a los dos ejercicios anteriores. 
De hecho, un mes antes, en junio, la Marea alcanzó su máximo de la legislatura al utilizar una media de 57,27 días para hacer frente a las facturas con sus abonados. Eso supuso un hito que solapó inmediatamente al que se produjo un mes antes, en mayo, cuando también se había sobrepasado el máximo del actual equipo al registrar una media de 54,42 días. Además, en abril también se excedió el límite al contabilizarse 42,92 día de media.

Proceso complejo
La gestión de las facturas municipales consiste en un procedimiento complejo en el que la coordinación entre los diferentes departamentos implicados resulta fundamental.
Así, cada una de las áreas municipales que conforman el gobierno debe encargarse de extender sus facturas, una tarea de la que habitualmente está al frente un gestor económico. Sin embargo, a pesar de esta gestión departamental, el control general del asunto lo efectúa la Concejalía de Hacienda.
Esto es así para que desde este departamento se establezca una perspectiva global de las deudas del Gobierno local con el objetivo de configurar un orden de pago para afrontar estas facturas e intentar mantenerse dentro de los límites legales.
Algunas estimaciones señalan que el Gobierno municipal maneja facturas por un volumen medio de 20 millones de euros cada mes. En esta cantidad se incluyen tanto los importes correspondientes a contratos permanentes como a otros pagos de carácter puntual por otros servicios.
Entre los primeros figuran los contratos de la recogida de basuras o de limpieza viaria, los más elevados de la administración local, y precisamente una factura pendiente del primero de ellos es una de las principales razones por la que se disparó el período medio de pago recientemente.
Este complejo entramado necesita de una gestión eficaz y proporcionada, de manera que se tengan en cuenta las fechas y las cantidades para no caer en incumplimientos.
Existen casos extremos, como el de doblar en diversas ocasiones el límite máximo de treinta días establecido para el pago de facturas a proveedores, en los que la administración local podría llegar a ser intervenida. El amplio margen con el que cuentan los ayuntamientos hace que apenas se produzca.

El Consistorio acumula su cuarto mes por encima del límite legal de pago de facturas