El líder de Hong Kong se aferra al cargo, pero ofrece diálogo a los estudiantes

HKG31 HONG KONG (CHINA), 1/10/2014.- Manifestantes en favor de la democracia escriben mensajes en una vía frente a las oficinas del Gobierno hoy, jueves 2 de octubre de 2014, durante el quinto día de desobediencia civil en Hong kong (China).
|

El jefe ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung Chun-ying, aseguró ayer que no dimitirá del cargo, como exigen los estudiantes que encabezan las protestas democráticas, aunque anunció una iniciativa de diálogo con ellos.
Leung dijo en una conferencia de prensa a última hora de la noche que ha nombrado a la “número dos” del gobierno local, Carrie Lam, para que dialogue con representantes de los estudiantes y discuta una reforma constitucional.
Sin embargo, luego precisó que ese diálogo sería dentro de los parámetros de la reforma electoral aprobada por las autoridades chinas.
Su comparecencia fue acogida con una mezcla de rechazo y desconfianza por parte de los manifestantes, y la Federación de Estudiantes se apresuró a pedir que el diálogo sea a puerta abierta y delante de los medios de comunicación.
El anuncio de Leung se produjo pocos minutos antes de que concluyese el plazo dado por los estudiantes para que el responsable del gobierno local abandonara el cargo bajo la amenaza de comenzar a ocupar edificios administrativos.
Pero Leung aseguró que no piensa ceder a las peticiones de los manifestantes. “No dimitiré”, afirmó.
Mientras, en las afueras de la sede del Gobierno de esta región administrativa especial china, centenares de ciudadanos recibían con abucheos las declaraciones de Leung, algunos acusándole de “comprar tiempo y no tomar decisiones”.
La comparecencia de Leung, acompañado de Carrie Lam, se produjo al final del quinto día de protestas en favor de una elección realmente democrática del próximo jefe ejecutivo de la ciudad, en 2017, que amenazan con bloquear el centro administrativo y financiero de la ex colonia británica.
La intervención de la máxima figura de Hong Kong desactivó buena parte de la tensión acumulada en las últimas horas, con el ultimátum de los estudiantes acercándose a su plazo límite, mientras que las autoridades habían advertido de “serias consecuencias” y de medidas “firmes”, contra posibles actos violentos y un uso “apropiado” de la fuerza si fuera necesario.
El movimiento Occupy Central, uno de los protagonistas del movimiento junto a la Federación de Estudiantes, señaló que la comparecencia de Leung permitió a las dos partes “dar un paso atrás” y reducir la tensión, aunque “sigue sin resolver” la cuestión de cómo salir de la actual crisis.
La Federación de Estudiantes respondió con una carta a Carrie Lam en la que pidió que el diálogo sea abierta, “delante del público”, y también recalcó que Cy Leung “ha perdido su integridad y cualquier legitimidad”.
La intervención de Leung fue acogida con abucheos y todo tipo de exclamaciones negativas entre los miles de manifestantes por toda la ciudad, entre ellos varios cientos a las puertas de la sede del gobierno local, que acusaron al jefe ejecutivo de tratar de ganar tiempo y de intentar dividir al movimiento de protesta.
Algunos grupos, más desencantados, hicieron amago de cortar algunas vías o autopistas más, pero la mayoría les contuvo con el argumento de que eso era lo que buscaban las autoridades para enviar a la policía.

El líder de Hong Kong se aferra al cargo, pero ofrece diálogo a los estudiantes