El Consello da Cultura Galega y Afundación reconocen en “Son de Galicia” la labor de los coros gallegos

La exposición podrá verse en Afundación hasta el próximo 26 de enero | quintana
|

El Consello da Cultura Galega y Afundación inauguraron ayer la muestra “Son de Galicia”, en la que se expone la labor histórica y cultural de los coros gallegos.
Explican desde la organización que no es solo una exposición sobre cuatro formaciones musicales que aún permanecen activas, sino una muestra que recoge el espíritu de una época que sentó a través de la música y del baile la identidad gallega. “Son de Galicia” es una exposición del Consello da Cultura Gallega (CCG) que ahonda en los archivos de los cuatro coros históricos (Toxos e Flores, Cántigas da Terra, Coral De Ruada y Cantigas e Agarimos) para reconstruir la historia de Galicia a través de la trayectoria de estas formaciones que dan cuenta de la música, del teatro, de la organización social de un tiempo. 
La muestra se podrá ver en la Sede Afundación de A Coruña hasta el 26 de enero, desde donde itinerará a otras ciudades gallegas. A través de los treinta paneles que la componen es posible reconstruir la historia de estas cuatro formaciones de manera individualizada, al tiempo que se puede hacer una lectura mucho más amplia que permita reconocer el trabajo común de estas formaciones: nombradamente la labor etnográfica de recuperación de músicas y cantigas populares, la preocupación por conservar la lengua así como los trabajos de recuperación de un atuendo típico de Galicia para sus actuaciones. Además de los paneles, en colaboración con el Centro Gallego de Artes da Imaxe (CGAI), se dedicará un espacio para material audiovisual, que permitirá ver imágenes históricas de estas sociedades. 
Por otra parte, los coros también participaron activamente en la elección de piezas sonoras representativas del que fue la historia de cada una que el público podrá escuchar en la muestra. Se completa el discurso expositivo con instrumentos, documentos escritos, discos y muestras del atuendo y decorados. 

Los coros gallegos 
El origen de los coros gallegos nace con Perfecto Feijoo, que creó en Pontevedra en 1883 el grupo pionero “Aires da Terra”, compuesto por un gaitero, un tamborileiro, un bombo, un grupo de ocho cantantes y varias parejas de baile. Empleó decorados y elementos de la dramaturgia y la de la vestimenta más popular gallega. La música y sus letras permitieron la divulgación de la literatura oral en gallego, la lengua natural y mayoritaria del pueblo que en esa época no era igualmente apreciada como lengua culta. En conclusión, “Aires da Terra” supuso el origen y el modelo en que se reflejaron todos los coros que llegaron después y que tenían una intención explícita de reivindicar una identidad gallega en un contexto de activación del nacionalismo gallego cobijado por las Irmandades da Fala. Por eso es de los primeros paneles de una exposición que señala las semejanzas de estas entidades y su propia especificidad.

El Consello da Cultura Galega y Afundación reconocen en “Son de Galicia” la labor de los coros gallegos