El Gobierno envía el proyecto de dragado de la ría a las administraciones implicadas

El Ideal Gallego-2013-10-19-005-cc5a6506
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sorprendía el martes anunciando que el proyecto de dragado de la ría de O Burgo se iniciaría el próximo año. Aunque no aportaba más datos sí lo hacía la Consellería de Medio Ambiente y aseguraba que “en breve” se iniciaría la tramitación ambiental. Así ha sido. Ayer la Delegación del Gobierno informaba de que se iniciaba el trámite de consultas, es decir, que enviaría el documento a todas las instituciones implicadas.
Según informan desde la plaza de Ourense, este trámite no se refiere solo a las administraciones públicas, sino que el plan se enviará a todas las asociaciones y organismos que hayan mostrado interés por este asunto. Por tanto, además de los Ayuntamientos limítrofes, aquí se incluye la cofradía e incluso asociaciones ecologistas.
Todas ellas podrán aportar las consideraciones o sugerencias que consideren a la solución propuesta. Será el ministerio el que valore si las incorpora en el proyecto. “Servirán para desarrollar posteriormente el documento de Estudio de Impacto Ambiental y el proyecto de ejecución del dragado ambiental de los sedimentos de la ría de O Burgo”, señalan desde la delegación.

Solución
La propuesta elaborada por el Cedex (Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas) plantea dragar solo una parte del estuario. En total, se retirarían 420.300 metros cúbicos de lodos de aquellas zonas en peor estado y en donde los sedimentos incluyen elementos contaminantes como cadmio, plomo, cobre, cinc y los denominados PCB (bifenilos policlorados). De ellos, 354.100 metros cúbicos se volverán a verter al mar en un recinto adecuado para ello. En este caso, el Gobierno se ha decantado por una zona de vertido del Miño.
El resto de material, unos 66.200 metros cúbicos que precisamente reúnen el material más peligroso no puede ser devuelto al mar. Por ello, se confinará en la propia ría en dos áreas distintas, una de ellas en su margen izquierdo, en el municipio de Culleredo, y otra a la derecha, en el de Oleiros.
Según explicó en su día el jefe de Demarcación de Costas en Galicia, Rafael Eimil, una de las áreas previstas para reunir los fangos contaminantes era en el paseo marítimo de O Burgo, junto al jardín botánico, porque precisamente fue ahí donde se detectaron las mayores concentraciones de partículas. La idea luego es sepultarlos e integrarlos en el terreno.
Pero desde la delegación quieren dejar claro que la acción a acometer será el resultado de la evaluación ambiental. n

El Gobierno envía el proyecto de dragado de la ría a las administraciones implicadas