El Ayuntamiento comienza el derribo de las chabolas deshabitadas del poblado de A Pasaxe

El Ideal Gallego-2017-08-04-007-a8bae104
|

El Ayuntamiento anunció que esta semana derribaría 17 chabolas. No todas son viviendas, porque en esta cifra se incluyen también cobertizos para la chatarra y otras precarias construcciones, pero según fuentes cercanas, es muy posible que el número final esté más cerca de la docena. Pero, de momento, ayer se derribaron tres galpones. Los propios chabolistas estimaban que solo había siete infraviviendas vacías y listas para que la pala excavadora las echase abajo. 
El de ayer fue un proceso que duró varias horas  y que llevaron a cabo técnicos de una empresa especializada en la retirada y tratamiento del fibrocemento, puesto que las viviendas se cubrían con tejados de uralita que contienen material cancerígeno. Los operarios empaquetaron la uralita cuidadosamente y luego se sometieron a una ducha descontaminante.
Esta nueva fase de los trabajos, que se prolongará durante diez días, cuenta con un presupuesto de 80.000 euros, de los que 21.800 se destinan a labores de demolición propiamente dichas. Se trata, sobre todo, de limpiar el lugar y de prevenir nuevas ocupaciones que retrasen aún más el programa de desalojo y reubicación.
En anteriores campañas, Medio Ambiente ya ha recogido 3.700 toneladas de basura en un área de 4,3 kilómetros cuadrados. El Ayuntamiento también ha instalado contenedores en el poblado para que los chabolistas puedan deshacerse de los desperdicios y se están llevando a cabo campañas sobre la separación de orgánico e inorgánico, y del uso del “ecocubo” en las cocinas.  
Reubicaciones 
Otra cuestión totalmente distintas son las reubicaciones. Por el momento, el plan Hábitat Digno ha conseguido reubicar a un puñado de familias en pisos de titularidad pública en barrios como Os Castros, Eirís o Novo Mesoiro. El  avance más importante que ha conseguido el Gobierno de la Marea Atlántica ha sido despejar de chabolistas la antigua nave de la fábrica de La Toja, sobre la que pensaba una orden de demolición por ruinosa, para que la empresa propietaria la inmobiliaria Altramud, pudiera derribarla. Por orden judicial dictada durante el mandato de Carlos Negreira, correspondía al Ayuntamiento despejar la zona, pero la actuación se demoró hasta principios del ­­mes de mayo.
Contra las ruinas se levantaban siete chabolas y  se ha conseguido realojar solo a cuatro familias, mientras que otras se trasladaron a otras infraviviendas en el mismo poblado. Otra familia afectada que vio su casa calcinada en un incendio hace unos meses también fue trasladada. Otra más se aprovechó de la línea de ayudas alquiler (el pago de la mitad de los gastos por cinco años) que ofrece el Gobierno local y se trasladó a un piso de Os Castros, pero son pocos los que siguen esa opción, en parte porque es difícil hallar a alguien dispuestos a alguilarles. El resto (en torno a 35 familias), aún aguarda su turno.

El Ayuntamiento comienza el derribo de las chabolas deshabitadas del poblado de A Pasaxe