La ilusión de construirse un mundo idílico pieza a pieza

El Ideal Gallego-2014-11-08-015-8bc66bbd_1
|

No todo son horas bajas para la construcción. En A Coruña hay promotores que no paran de levantar edificios, naves e incluso monumentos desde hace cosa de un mes. Incluso se atreven con buques y naves espaciales porque sus ladrillos son de plástico y no se arriesgan a un boom.
El artífice de esta tendencia en positivo, en la que se ha superado la crisis y cada cual se puede construir su mundo soñado, no es otro que José Manuel Duarte el propietario de la tienda Juega Bien (Huertas, 1), un establecimiento especializado en Lego en la que tienen cabida niños y mayores.  
Su idea empresarial viene de lejos y también salió de su imaginación pues, gran fan del famoso juego de construcción, este joven arquitecto pensó hace año y medio que podría conseguir financiación a través de una campaña de crowdfunding.
No fue posible, pero no se rindió y con la mirada puesta en las figuras educativas buscó miles de opciones hasta que dio con la buena y abrió. A estas alturas en dispone de “12 colecciones distintas con 200 cajas con elementos diferentes y libros” sobre la cultura del bloque.
“Además de vender quiero hacer talleres con los niños para fomentar su creatividad y que mejoren su visión espacial”, comenta, didáctico, Duarte. Además propone un negocio en el que se pueda interactuar con el producto.

La ilusión de construirse un mundo idílico pieza a pieza