El 092 detiene a un hombre por apuñalar por la espalda a su vecino con un destornillador

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-10-006-9ec8da4a
|

Agentes de la Policía Local detuvieron ayer a un hombre de 60 años de edad por haber apuñalado a otro sujeto, de 59 años, cuando caminaba por la plaza de Isaac Díaz Pardo, aledaña a la avenida de Pablo Picasso, pasadas las tres de la tarde. El sospechoso habría  clavado un destornillador en la espalda de la víctima, que estaba desprevenida, antes de ser descubierta por unos agentes municipales que patrullaban a pie la zona.
El sujeto fue arrestado, acusado de un delito de lesiones, mientras que la víctima fue trasladada al Complejo Hospitalario Universitario. Según trascendió, ambos son vecinos de la zona, aunque todavía no está claro qué impulso al sujeto, cuyas iniciales son R.R.V., a atacar a la víctima. Los agentes municipales, que pertenecen a la Policía de Barrio, entregaron al sospechoso, que fue identificado como M.A.S.S., a la Policía Nacional, que será la encargada de continuar con las investigaciones.
En cuando al herido, fue atendido en el hospital y aunque en un principio su pronóstico era reservado, el personal sanitario constató que sus lesiones no eran graves. Fue dado de alta poco después.

robo de ciclomotor
También fueron agentes locales los que llevaron a cabo una detención tras una espectacular persecución por varias calles de la ciudad tras un ciclomotor en el que viajaban dos jóvenes. Una patrulla localizó al ciclomotor cuando circulaba por la calle San Vicente, cerca de la ronda de Outeiro, cuando al comenzar a seguirlo, comprobaron que llevaba una trayectoria errática, dando bandazos.
Cuando el conductor se percató de la presencia policial, comenzó una huida por varias calles, conduciendo en más de una ocasión en dirección contraria y otras, incluso, por encima de las aceras, con el consiguiente peligro para los peatones que encontraba a su paso. En un momento, el conductor decidió dejar tirado el ciclomotor en el suelo y proseguir la huida a pie. Poco después era interceptado por uno de los agentes, no sin antes haber intentado agredir al policía con el casco que llevaba. Lo mismo le ocurrió al otro ocupante, que se había apeado de la moto minutos antes.
Tras la detención de ambos, los agentes comprobaron que el ciclomotor figuraba como sustraído, por lo que se contactó con su propietario. Los dos ocupantes de la moto fueron trasladados a las dependencias policiales para su identificación y se constató que ambos eran menores de edad. También se intervinieron los casos por no ofrecer una versión fiable sobre su titularidad.

El 092 detiene a un hombre por apuñalar por la espalda a su vecino con un destornillador