Una camioneta arrolla dos paradas de autobús en Marsella y deja un muerto

La Policía francesa investiga la zona donde se produjo el atropello | philippe Laurenson (reuters)
|

Una camioneta arrolló ayer dos paradas de autobús en el puerto viejo de la ciudad francesa de Marsella, dejando al menos un muerto y varios heridos. El conductor fue detenido por la Policía, de acuerdo con la prensa local.
La camioneta, una Renault Master de color blanco, se empotró primero contra una parada de autobús en el barrio de la Cruz Roja, en la zona norte, y después continuó su camino hacia La Valentina, unos pocos kilómetros al sur, donde se estrelló contra una segunda parada.
Fuentes policiales citadas por el diario local “La Provence” aseguraron que una mujer de 42 años murió en La Valentina. De acuerdo con las mismas fuentes, otra mujer de 29 años resultó herida en Cruz Roja y habría un segundo herido en la misma zona.

Mediana
Un testigo consultado por la cadena francesa BFMTV afirmó que se trata de un acto deliberado porque “el camión ha tenido que subirse a la mediana para poder atropellar a la mujer” que falleció. Después “se dio a la fuga”, relató. El conductor fue detenido poco después a la altura del túnel de San Mauricio, que baja hasta el puerto viejo. BMFTV indicó que se trata de un hombre de 35 años con antecedentes por delitos comunes y problemas psiquiátricos.
El sospechoso fue detenido gracias a un testigo que, tras el segundo atropello, pudo ver la matrícula de la camioneta, que había sido robada ayer por la mañana. La Policía Nacional de Francia anunció en Twitter que había puesto en marcha un operativo y pidió a los habitantes de Marsella que evitasen la zona del puerto viejo.
Al cierre de esta edición se desconcocía si se trataba de un accidente o de una acción deliberada, si bien la Fiscalía de Marsella aclaró que “no hay ningún elemento que nos permita calificar este acto de terrorista”.

Emergencia
Francia está en estado de emergencia desde los atentados perpetrados por el Daesh el 13 de noviembre de 2015 en París, que dejaron 130 muertos.
Sin embargo, la Fiscalía de Marsella apuntó a un perturbado mental, y no a un acto terrorista. De hecho, en el interior de la furgoneta que utilizó se encontró una carta en la que se mencionaba un internamiento psiquiátrico. Los medios de comunicación indicaron que el autor del atropello también tenía antecedentes por hechos de delincuencia común (tráfico de drogas, robo o tenencia de armas), pero sin vínculos con el terrorismo.
El de ayer es el segundo atropello voluntario registrado en Francia en una semana, después de que el lunes de la semana pasada un hombre empotrara su coche contra la terraza de una pizzería en un pueblo a unos cuarenta kilómetros de París y matara a una niña de 12 años, además de herir a otras 13 personas, un hecho que la justicia también descartó que fuera terrorismo. l

Una camioneta arrolla dos paradas de autobús en Marsella y deja un muerto