El Reino Unido propone a la UE una unión aduanera temporal tras el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May | Yui Mok (reuters)
|

El Reino Unido pretende mantener una “unión aduanera temporal” con la Unión Europea tras el Brexit, para favorecer una “transición suave” en el intercambio de mercancías entre las partes, según un informe publicado ayer por el Gobierno británico, el primero de una serie que revelará las preferencias de Londres para establecer una nueva relación con Bruselas.
El Gobierno de Theresa May apuesta por unión aduanera de duración “limitada” como solución interina. Aunque el documento no precisa el marco temporal, el ministro para el Brexit, David Davis, arrojó luz sobre este punto en unas declaraciones a la televisión británica, indicando que no podrá prolongarse más allá del año 2022, cuando está previsto que se celebren las próximas elecciones generales.
“Esto garantizará que los negocios británicos solamente tendrán que ajustarse una vez a la nueva relación aduanera, lo que minimizará el impacto negativo y favorecerá una transición suave y ordenada” hacia el régimen que se pacte con la organización regional, reza el texto difundido por Downing Street.
“Garantizará a individuos y empresas que el día después de que abandonemos la UE podrán seguir haciendo negocios sin problemas mientras hacemos una transición suave hacia el futuro brillante que nos espera fuera de la UE y conseguimos un Brexit que funcione para Reino Unido”, añadió el ministro de Finanzas, Philip Hammond.

Precipicio
Davis defendió que el enfoque adoptado por el Reino Unido “beneficiará a las dos partes y evitará un precipicio para los individuos y las empresas a ambos lados”. “Confiamos en que sea bueno tanto para los negocios británicos como en toda la UE”, incidió el ministro para el Brexit. A largo plazo, el Reino Unido persigue una relación aduanera “altamente dinámica” para que los intercambios comerciales sean fáciles. Incluso se fija como objetivo “eliminar la necesidad de que haya una frontera aduanera entre el Reino Unido y la UE”. Para ello, propone mantener algunos acuerdos, alcanzar otros nuevos y encontrar “soluciones tecnológicas que hagan más sencillo cumplir los procedimientos aduaneros”.
Hammond admitió que se trata de una propuesta “ambiciosa”, si bien recalcó que de ello dependerá que el Reino Unido sea capaz de establecer “una política comercial verdaderamente independiente”. “Abandonar la unión aduanera nos permitirá operar con total independencia a favor de los intereses de los empresarios y consumidores británicos”, apuntó el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox, según el comunicado del Número Diez.

Principal socio
Fox reiteró que el Reino Unido pretende conservar el flujo comercial con la UE, ya que Bruselas es el principal socio de Londres. En 2016, las importaciones británicas y las exportaciones desde la UE sumaron 553.000 millones de libras (unos 606.000 millones de euros), ha destacado.
Sin embargo, Davis esbozó, en sus comentarios a la prensa local, ciertas condiciones para esta “unión aduanera temporal” que podrían generar el rechazo de la Unión Europea, porque supondrían mantener al Reino Unido como socio privilegiado.
Así, aclaró que, aunque a los miembros de la Unión Europea no se les permite llegar a acuerdos aduaneros con terceros países porque esas competencias recaen sobre Bruselas, el Reino Unido pretende negociar –no cerrar– sus propios tratos comerciales mientras forma parte de la unión temporal.
Los principales partidos de la oposición británica expresaron su rechazo a la propuesta lanzada por el Gobierno de Theresa May por considerar que solo servirá para postergar el “daño económico” que causará el divorcio entre Londres y Bruselas.
Keir Starmer, el “ministro en la sombra” del Partido Laborista para el Brexit, tachó la idea de “incoherente”, “contradictoria” e incluso “fantasiosa”.

El Reino Unido propone a la UE una unión aduanera temporal tras el Brexit