Los vecinos le piden a 2016 más transporte urbano alcantarillado y parques infantiles

|

Tocan todos los palos, pero la mayoría de los colectivos vecinales meten en su saco de prioridades la llegada de alcantarillado. Eirís, Bens, San Pedro de Visma o A Zapateira todavía incluyen en 2016 la recogida de pluviales para muchos de sus vecinos de puerta en una lista de peticiones a María Pita donde el transporte urbano también se repite. 
Es el caso de A Zapateira, que reclama más frecuencias y la cobertura de zonas totalmente aisladas. En Visma, solicitan llegar en bus al Chuac, lo mismo que Monte Alto y O Birloque va más allá para demandar un plan que gire en torno a tres líneas circulares que conecten con las demás. 
Los parques infantiles es la tercera en el podio. Lo exigen en Labañou para las viviendas del Carmen, donde los pequeños hacen cola para montarse en el columpio. También lo echan en falta en la plaza de la Tolerancia. En Bens, la asociación habilitó una sala de juegos en su local a falta de una infraestructura pública y con el índice de natalidad en alza. En Monte Alto, suplican el arreglo de la pista de la iglesia de San José y en A Zapateira, canastas y porterías para la única extensión de cemento en la que se pueden tirar penaltis. Eirís se acuerda del proyecto del campo de fútbol y Os Castros antepone a los mayores para exigir circuitos biosaludables como los que pueblan otras zonas. Asimismo, ven interesante la opción de reconvertir terrenos abandonados en espacios de ocio. En este barrio, el factor medioambiental sigue siendo lo que más les preocupa debido a la contaminación de carbón y otras partículas procedente del puerto. La mayoría de las propuestas las llevan repitiendo desde hace años. Así es que la peatonalización de la Ciudad Vieja es un clásico junto al plan de tráfico para Cuatro Caminos o la solución a los tapones urbanísticos de O Castrillón. En este sentido, Monte Alto alzó  ayer la voz para instar al gobierno a ponerle fecha a la reforma del mercado, cuyo estado actual imposibilita el tránsito cuando llueve, sobre todo, de los niños que acuden todos los días a la escuela infantil. De deterioro también hablan los de Cuatro Caminos, que ven cómo son cada vez más las filtraciones de su local. En días húmedos como hoy, miran de reojo al bajo municipal que ocupó Remanso: “Sería ideal”, dice Juan Iglesias. Un espacio para ellos es también lo que necesitan en la Ciudad Vieja, que sitúan en primer lugar una puesta a punto de los edificios más antiguos de la ciudad. 
Respecto a la gestión realizada por el Ayuntamiento hasta ahora, la mayor parte coinciden en señalar un cambio de actitud por parte de los que ocupan puestos de mando. Y es que el trato es más cercano y aunque son conscientes de que el nuevo equipo echará a andar realmente tras la aprobación de los primeros presupuestos, piden premura en las actuaciones. 
Alaban la buena voluntad sí, pero como dice José Ramón Cernadas, de Feáns: “Escoitan moi ben e veñen aquí moito, pero o falar non ten cancelas”. La totalidad de portavoces están de acuerdo en que es hora de ponerse manos a la obra.

Los vecinos le piden a 2016 más transporte urbano alcantarillado y parques infantiles