Doble golpe colombiano en lo alto de Valdelinares

GRA249. VALDELINARES (TERUEL), 31/08/2014.- El ciclista colombiano del equipo Lampre, Winner Anacona, se ha proclamado vencedor de la novena etapa de la Vuelta Ciclista a España 2014, en su 69 edición, que ha partido de Carboneras de Guadaza
|

Se organizó la fiesta colombiana en la cima de Valdelinares con el triunfo de etapa en solitario de Winner Anacona (Lampre), que por fin hizo honor a su nombre, y el liderato de Nairo Quintana (Movistar), en una jornada lluviosa con protagonismo de Alberto Contador.
El ‘winner’ fue Anacona, cuyo nombre fue un error del registro de Tunja (Boyacá), ya que su padre quería llamarlo Winnen en honor de un ciclista holandés que admiraba en los años 80, Peter Winnen. Pero se conformó con el de ‘Vencedor’, qué remedio. Y ganó su primera etapa en una gran vuelta en un sitio alto, de prestigio, la cima de Valdelinares.
En el tormentosa meta que ponía fin a la novena etapa entre Carboneras de Guadazón y Valdelinares, de 185 kilómetros, sonó con fuerza, como los truenos, la cumbia. Fiesta colombiana, a la que se sumó otro ciclista de Boyacá, Nairo Quintana, la nueva sonrisa del maillot rojo.
Uno triunfó ante una multitud, otro en medio de la refriega de los ‘cinco magníficos’ que se van a disputar el triunfo hasta Santiago de Compostela.
Anacona, de 26 años, sobrevivió a una escapada de 31 corredores. Era el mejor clasificado en la general, a 2.50 de Valverde, y casi logra el doble golpe.
El ciclista del Lampre-Merida atacó en el penúltimo puerto, se llevó a dos rivales y luego se lució subiendo los 8 kilómetros de Valdelinares. Con el triunfo en la mano, nervios, a esperar el regalo añadido del maillot rojo.
Pero el premio de ‘La Roja’ nunca llegó. Un tema que tuvo que ver con Alberto Contador, ya que el madrileño agitó el avispero a 1.400 metros de la línea de meta con un ataque que vuelve a demostrar que no ha venido a la Vuelta a mirar el paisaje.
El zarpazo de Contador se produjo “al ver que Froome iba retrasado”. Una levitación sobre la bici que le permitió abrir hueco, una prueba para ver cómo está el personal y probarse a sí mismo, cada vez más en forma, en el camino de su mejor versión.
A la prueba de fuerza propuesta por Contador no respondieron todos por igual. Quintana y Purito no se cebaron tras la explosión del considerado por el nuevo líder “rival número uno”. Poco a poco le dieron alcance y entraron al alimón, a 2:16 del ganador.
Alejandro Valverde dio la de arena. No tuvo respuesta para seguir a Contador ni para unirse a Quintana en la persecución. Perdió, aparte del liderato, 23 segundos. “Ya dije que el líder era Nairo”, se consoló el ciclista murciano.
También se le vieron las miserias a Chris Froome. El británico de origen keniano no estuvo a la altura de su equipo, que hizo una labor tremenda al frente del grupo durante toda la etapa. A la hora de la verdad al Sky le falló su jefe de filas.
No obstante, el día grande para Colombia tampoco causó destrozos de importancia.
Los favoritos siguen jugando al mus y saben que ya es difícil ir de farol. A ver cómo explica ahora Contador la historia de su maltrecha rodilla.
La igualdad es casi total. En la primera semana y en dos finales en alto no hay ningún jerarca indiscutible. Es como si la Vuelta empezara de nuevo en Aragón.
Después de una semana, en la que se ha pasado del calor sahariano andaluz a la tormenta de la aragonesa cima de Valdelinares, la general está por discutir. Nairo Quintana tiene a Alberto Contador a 3 segundos, Alejandro Valverde a 8, Winner Anacona se cuela a 9, y Chris Froome y Purito viven a medio minuto.
Toca descansar, sacar conclusiones y ponerse las pilas para la cronometrada de mañana entre Santa María de Veruela y Borja. Serán 37 kilómetros, con una subida de tercera categoría nada más arrancar, donde se marcarán diferencias. Lo que no ha hecho la montaña, lo hará, muy probablemente, el reloj.

Doble golpe colombiano en lo alto de Valdelinares