Los candidatos al Colegio de Arquitectos tiran del discurso cultural en la campaña

|

Más de un millar de expertos adscritos a la delegación coruñesa del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) están llamados mañana a las urnas para decidir quién será el nuevo presidente de la demarcación. En la recta final para que se decida su futuro, los tres candidatos –Carlos Pita (el actual responsable); Roberto Costas y Francisco Rodríguez– han echado mano del discurso formativo y cultural para sumar apoyos. Además, gane quien gane se espera que se dé entrada a la gente más joven en una institución hasta el momento un poco alejada de los nuevos profesionales.
En estas últimas semanas Carlos Pita (AC14), Roberto Costas (Decide tu COAG), el candidato oficialista en conexión con el actual decano, que se presenta a la reelección, y Francisco Rodríguez (AupaCOAG) han tenido que compaginar sus tareas puramente profesionales con varias charlas para exponer sus ideas para renovar una demarcación un poco dormida en los últimos años por problemas económicos.

segundo enfrentamiento
“Nos conocemos todos y más o menos todos sabemos lo que hacemos unos y otros así que no hemos hecho ninguna campaña”, aclara Pita. Es más, se muestra tremendamente crítico con los que sí han escogido esa opción.
“Personalmente me llena de bochorno ver a compañeros maldiciendo de los otros, faltando a la verdad... Jugando a Alfonso Guerra y esas cosas tan alejadas del espíritu que debe guiar el COAG”, polemiza.
Pese a no entrar en la dinámica de publicitar su plan, sí dejó entrever entre esos compañeros la intención de abrir más la entidad. “Hay una idea: las ganas de tener un colegio ágil, participativo, heterodoxo”, destaca, y asegura que las claves están en el trabajo que ha desarrollado en los dos últimos años en el cargo.
“Ganas de hacer no nos faltan y, en el fondo, por deformación profesional, vemos el trabajo en la delegación como un proyecto más, como una obra a construir”, resume Pita, que pretende ofrecer más formación. Pero quizá Roberto Costas sea un duro contrincante, dado que hace dos años “la elección estuvo muy apretada y se resolvió por un puñado de votos”.
En sus encuentros con otros arquitectos ha querido trasladarles que, pese a querer establecer unas relaciones cordiales con la central en Santiago, luchará por “tener más independencia y más margen de gestión desde aquí”. Si bien reconoce que ahora es imposible conseguir que A Coruña maneje sus propios ingresos por colegiaciones y visados, afirma que lo pedirá en algún momento “para hacer justicia porque tenemos más de un tercio” del total de cuotas del COAG.
Aunque también alude al cambio de estatutos para adaptarlos a las nuevas leyes, para Costas lo fundamental pasa por programar una mayor actividad “cultural y formativa”. “Se hicieron cosas pero no con un objetivo claro”, lamenta, al tiempo que ve la posibilidad de introducir la institución “en circuitos culturales con exposiciones itinerantes y sponsor”.

la propuesta más nueva
Francisco Rodríguez lidera la propuesta más renovadora a la demarcación coruñesa, aunque solo sea porque nunca antes se había presentado. Asentado lejos de las polémicas, igualmente ha hecho un discurso con puntos coincidentes como la cultura y la formación.
Para dar cabida a los jóvenes profesionales que salen de la universidad propone establecer una “cuota básica” que les permita integrarse. “Además, queremos recuperar la asesoría jurídica técnica”, señala. Por otra parte pretende volver a poner en boga dos “cosas fundamentales”: “la formación técnica y de cómo empezar un negocio y la defensa de un documento que establezca unos honorarios de referencia”.

Los candidatos al Colegio de Arquitectos tiran del discurso cultural en la campaña