La temperatura baja hasta los diez grados bajo cero en Calvos de Randín, que registra la mínima de Galicia

Vista del municipio orensano de Calvos de Randín cubierto por un manto blanco | brais lorenzo (Efe)
|

La ola de frío que atraviesa la comunidad gallega provocó que os termómetros bajaran hasta los diez grados bajo cero en el municipio ourensano de Calvos de Radín, que registró las temperaturas mínimas de Galicia en la jornada de ayer, día en la que el sur de la provincia de esta provincia estuvo en aviso naranja por frío.

Según la información de MeteoGalicia, departamento que depende de la Consellería de Medio Ambiente, también en la provincia de Ourense, concretamente en Baltar, Verín y Viana do Bolo se alcanzaron los ocho grados bajo cero.

El tiempo no da tregua y las altas presiones localizadas al norte de las Azores seguirán aportando aire frío, con viento del nordeste. De este modo, durante la jornada del jueves continuará activado el aviso naranja por bajas temperaturas en el sur de la provincia de Ourense.

La alerta será amarilla en las zonas de Montaña de esta provincia y de Lugo, así como en la zona sur de la provincia de Lugo y en la parte interior de Pontevedra.  

Balance lluvioso
Al contrario que este comienzo de enero, Galicia despidió el año 2020 “con más lluvia de la esperada” y temperaturas normales “para la época”, tal y como concluye el avance del informe climatológico de diciembre que elabora MeteoGalicia y que apunta que el pasado diciembre fue, junto con el de 2019, el quinto mes más húmedo de todo el período histórico de referencia.

Respecto a las precipitaciones, MeteoGalicia, señala que, en algunos lugares de Galicia, las lluvias doblaron los valores habituales, “aun teniendo en cuenta que diciembre es el mes más lluvioso”. 

Los datos aportados por el organismo autonómico indican que, teniendo en cuenta las estadísticas de las estaciones más representativas durante el período 1981-2010, en diciembre llovió un 67% más de lo normal, una situación, con todo, “muy similar a la del año pasado”.

Heladas en toda España
Por otro lado, en España, el frío también se ha instalado en otras siete comunidades que permanecieron ayer en alerta por frío o nieve. Andalucía y Murcia registraron un riesgo importante, ante el avance de una borrasca muy profunda que la Agencia Española de Meteorología (Aemet) ha denominado Filomena, que dejó ya mínimas históricas y que hará que la situación empeore a partir de hoy. 

Las otras comunidades que sufrieron la alerta amarilla fueron Castilla-La Mancha, con aviso de nevada, y por frío Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco. En estas regiones la nieve registró cotas relativamente bajas, según informó la Aemet.

En el interior peninsular las nevadas comenzaron al final de  la tarde de ayer en zonas del interior sureste y se extenderán, a lo largo de hoy a amplias áreas del centro y este peninsular, aunque habrá una mejoría transitoria por la tarde y la primera parte de mañana. 

La cota de nieve varió entre los 800-1.200 metros en Andalucía, los 400-700 metros en la zona centro y los 200-400 metros en la mitad norte. Las acumulaciones más importantes se dieron en el este de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, interior de la Comunidad Valenciana, sur de Aragón y montañas de Andalucía oriental, con espesores de unos 20 centímetros de forma generalizada.  Las temperaturas mínimas llegaron hasta los nueve grados bajo cero en algunos puntos.

La temperatura baja hasta los diez grados bajo cero en Calvos de Randín, que registra la mínima de Galicia