La falta de personal en el IMCE provoca problemas para organizar las fiestas

El Ideal Gallego-2019-05-05-003-84113fd5
|

A menos de tres meses para la celebración de las fiestas de la ciudad, la organización de los festejos atraviesa una situación complicada debido a la falta de personal que acarrea el Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE).

El organismo sufre carencia de personal desde hace años y ahora la situación se vio agravada después de una serie de cambios en el organigrama del instituto cultural. Uno de ellos fue la dimisión que presentó recientemente la jefa del servicio de fiestas, un hecho que no ha sido solventado por el Gobierno local desde que se produjo y que ocasiona un vacío de poder a la hora organizar los festejos coruñeses, principalmente los del verano.

A esta dimisión hay que añadirle que en el consejo del IMCE de hace dos días se acordó también modificar las competencias del director del Coliseum, quien mantendrá esta figura, pero que ya no seguirá colaborando en la organización de las fiestas como venía haciendo de manera habitual hasta ahora. 

Estas dos bajas crean un vacío a la hora de preparar los festejos del verano, los de mayor importancia en cuanto a número de actividades organizadas por el Ayuntamiento y también en capacidad de atracción, tanto entre la población de la ciudad y del área metropolitana como de turistas procedentes de otros lugares.

A estos dos cambios hay que sumarle también el fallecimiento a finales del mes pasado de Fernando Amaro, coordinador de Producción del IMCE y con especial vinculación histórica al apartado de fiestas. 

Situación complicada
Esta serie de acontecimientos dejan al instituto cultural y al Ayuntamiento, del que depende el IMCE, en una situación complicada de cara a la organización de los festejos, de los que ya se anunció alguna actuación para el Festival Noroeste Estrella Galicia, pero para los que todavía faltan muchos aspectos que deben ser concretados.

El corto espacio temporal hasta el inicio de las fiestas, que comienzan con la llegada del mes de agosto, no es el único obstáculo que se deberá salvar, sino que las elecciones municipales de dentro de tres semanas también tendrá consecuencias.

En caso de producirse un cambio de gobierno, los nuevos responsables de la corporación municipal tendrán que cerrar casi in extremis los festejos de la ciudad. 

Esto conlleva mayores dificultades ya que, por ejemplo, habrá artistas que ya tengan cerradas esas fechas, algo que se suele hacer con meses de antelación, o los emolumentos que recibirán podrían incrementarse debido a la cercanía de la fecha. Durante la celebración del último consejo del IMCE, el concejal de Cultura y vicepresidente del instituto, José Manuel Sande, expuso la situación al resto de formaciones políticas, que ya se hicieron una idea de lo que les puede esperar en caso de acceder al gobierno el próximo mes.

Los problemas de personal del IMCE no se restringen a los últimos cambios, sino que el organismo arrastra desde hace años una situación de carencia de trabajadores, ya que actualmente rondan la decena. Los empleados ya trasladaron en algunas ocasiones y de manera interna su malestar ante la carga de trabajo que tienen que afrontar continuamente, pero durante el mandato no se puso remedio.

El área de Cultura arrastra otros problemas desde hace tiempo como la ausencia de dirección en el Ágora, que fue asumida a finales del año pasado por la propia concejalía.

La anterior directora tenía esta encomienda además de la dirección del Fórum Metropolitano y planteó una demanda contra el Ayuntamiento por vulnerar sus derechos laborales debido a la carga de trabajo que llevaba. El asunto finalmente no llegó a los juzgados ya que se alcanzó un acuerdo de conciliación después de que los trabajadores del IMCE llegasen a presentar un escrito de apoyo a la exdirectora de los centros, en el que corroboraban las quejas de la funcionaria.

Parte de ese acuerdo incluía que Cultura asumiese la dirección del centro, algo que se mantiene en la actualidad y que probablemente también tendrá que abordar el próximo gobierno.

Fuentes cercanas al IMCE señalan que el instituto cuenta con muchos aspectos que deben ser mejorados más allá del incremento en el personal. Así, también hacen referencia a cuestiones técnicas que necesitan un cambio como la falta de los medios adecuados en algunos espacios culturales.

La falta de personal en el IMCE provoca problemas para organizar las fiestas