La mitad de los arrestos del 092 en 2013 fueron por violencia de género

El Ayuntamiento organizó en noviembre un acto contra la violencia sobre la mujer pedro puig

En el año que acaba la Policía Local se ha mostrado muy activa en la lucha contra la violencia sobre la mujer, tanto en el ámbito doméstico como en los casos puramente machistas. De hecho, y a falta de que se presenten las estadísticas oficiales de 2013, las estimaciones de fuentes municipales hablan de que el número de arrestos practicado por agentes locales por este motivo podría igualar la suma de las detenciones restantes. Es decir, que sería los arrestos por violencia de género serían el 50% del total.
De ser así, se confirma una tendencia que ya se hacía evidente el año pasado, cuando las cifras oficiales presentadas por el Ayuntamiento reconocían que era la primera causa de arresto por parte del cuerpo municipal. En 2012 ya los agentes de la Policía Local habían acudido en cerca de 160 ocasiones a un domicilio en respuesta a una llamada que alertaba de que una mujer podía estar siendo agredida por su pareja o un familiar, y en 24 de ellas acabaron practicando un arresto. El año pasado, las mismas fuentes estiman en más de 200 las actuaciones de este tipo.
En realidad, desde el Ayuntamiento aseguran que la Policía Local ya acude a más llamadas de este tipo que la Nacional. “La verdad es que no tenemos ni idea de por qué es así, pero cuando se trata de esta clase de situaciones, la gente prefiere llamar al 092 que al 091”, comentan estas mismas fuentes. Suelen ser intervenciones delicadas. Por ejemplo, en uno de los últimos casos, que tuvo lugar el pasado mes de diciembre, los agentes municipales detuvieron a un hombre por agredir a su exmujer y a la madre de esta delante de su hija de corta edad. El suceso tuvo lugar en plena calle Barcelona, porque su agresor las esperó en el portal.
En otras ocasiones son los familiares los que se muestran agresivos, como ilustra el caso reciente de una hija que golpeó a su madrastra o un hijo que hizo lo mismo con su madre. En este últimos casos, la Policía Local a veces solo identifica al agresor, pero si se trata de un problema específico de violencia de género, el protocolo a seguir está claro: hay que detener al agresor. “A veces nos llaman únicamente para que calmemos al sujeto, pero no tenemos opción: si ella declara que ha sido agredida, o si encontramos en el lugar indicios de violencia, tenemos que detenerle”, explica un agente.
 
más concienciación
De todos modos, las fuentes municipales consideran que de lo que se trata aquí no es de un aumento en el número de casos, sino del reflejo de un mayor nivel de concienciación ciudadana. “Ahora la mujer tolera mucho menos los malos tratos y eso es positivo. Además, en muchas ocasiones son los vecinos los que nos llaman cuando ven una agresión o cuando escuchan algo en el piso de al lado”.
Es lo que ocurrió en noviembre, en la zona de Nuevos Juzgados, cuando un ciudadano contempló una escena callejera de maltrato. Alertados por él, los agentes municipales hicieron acto de presencia e interrogaron a la mujer. Ella lo negó todo y huyó, pero presentaba lesiones claras. Los policías localizaron al sujeto y lo detuvieron.

La mitad de los arrestos del 092 en 2013 fueron por violencia de género

Te puede interesar