La asesora de Trump sale en defensa de Ivanka y promociona su línea de ropa

Kellyanne Conway, disfrazada de Superwoman, a su llegada a un evento en Nueva York REUTERS/Mark Kauzlarich
|

La asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway salió en defensa de Ivanka Trump tras el fin de su contrato con la tienda de ropa Nordstrom y promocionó públicamente la línea de ropa de la hija del presidente de EEUU, en un llamamiento controvertido dado el cargo que ocupa.
La decisión de Nordstrom de retirar la marca de Ivanka Trump motivó en primer lugar las críticas de su padre, que acusó a la tienda de tratar “muy injustamente” a su hija. “¡Terrible!”, escribió el mandatario el miércoles en su cuenta de Twitter.
Un día después, Conway se sumó a esta defensa de la “maravillosa” línea de ropa de Ivanka Trump, de la que dijo tener algunas prendas. “Vayan a comprar cosas de Ivanka”, aconsejó la asesora, durante una entrevista en la cadena Fox News en la que incluso ironizó con el “anuncio gratuito” que le estaba haciendo a la marca. El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, fue preguntado sobre esta polémica en la rueda de prensa que ofrece diariamente ante los medios de comunicación y reconoció que Conway había sido “asesorada” tras sus declaraciones, sin entrar en más detalles.
Nordstrom había achacado el cese del acuerdo con Ivanka Trump a cuestiones empresariales, supuestamente por una mala venta de sus productos. La firma, sin embargo, sí que se ha posicionado a nivel interno con un mensaje a empleados en el que criticaba el veto impuesto por la Casa Blanca a siete países de mayoría musulmana. La sucesión de mensajes de Trump y su entorno ha generado polémica al situarse en la fina línea que separa la política y los intereses empresariales de la familia del presidente.
El propio Trump se ha tenido que desmarcar oficialmente de sus negocios, ahora en manos de sus dos hijos mayores.
Conway, artífice de la expresión “hechos alternativos” para justificar las versiones de la actual Administración, también fue objeto de críticas al aludir en una entrevista a la “masacre de Bowling Green”, que nunca existió. En el caso de Ivanka Trump, la asesora habría incurrido en una violación de la normativa federal en materia de ética, que establece que un empleado del Gobierno no puede servirse de su cargo “para su propio beneficio, para apoyar algún producto, servicio o empresa, o para beneficio de amigos, familiares con las cuales el empleado esté vinculado”.
“No se me ocurre un ejemplo más claro de violación de la prohibición”, afirmó el profesor Laurence Tribe, experto en Derecho Constitucional de la Universidad de Harvard, en declaraciones a “The New York Times”. Tribe señaló que Conway “está intentando de forma bastante evidente enriquecer a Ivanka y, por tanto, a la familia del presidente”.

La asesora de Trump sale en defensa de Ivanka y promociona su línea de ropa