Una avería eléctrica en la calle de la Alameda obliga a ventilar un edificio

El origen del problema se encontraba en una arqueta ubicada en el suelo | quintana
|

Una avería eléctrica en una instalación situada en la calle de la Alameda obligó ayer a los bomberos a ventilar un edificio de esta vía por la presencia de elevados índices de monóxido de carbono en el interior.

Los bomberos explicaron que se trató de una intervención “compleja” por las dificultades que tuvieron para detectar la vía por la que el gas penetraba en el inmueble. Esta situación les llevó a permanecer en el lugar actuando durante un largo período de tiempo y realizando diversas pruebas para detectar

A las 12.40 horas de ayer los bomberos recibieron un aviso del 112 por la presencia de un cable “chispeando” a unos tres metros de altura y sobre la fachada de un edificio de la zona.

Una vez en el lugar, el equipo de emergencias detectó que emanaba humo de una arqueta del suelo y este estaba provocado por una avería en la instalación eléctrica, por lo que se dio aviso a los técnicos de la compañía energética encargada. Al parecer, esta avería ya se había detectado en el pasado y por ello se habían instalado elementos provisionales.

El cortocircuito que provocó esta situación, que llamó la atención de clientes de los establecimientos y de gente que pasaba cerca de este céntrico punto, conllevó cortes en locales de hostelería próximos y en el edificio del número 20, que fue el más afectado. Algunos habitantes de este edificio experimentaron dolor de cabeza, uno de los efectos que puede provocar la inhalación de este gas en el ser humano.

Ante la posibilidad de que volviese a haber presencia de monóxido de carbono en el interior de las viviendas, los bomberos permanecieron en alerta durante toda la jornada por si los residentes les avisaban de nuevos problemas en el inmueble.

 

Cormelana

Los bomberos también tuvieron que intervenir alrededor de las cuatro de la tarde en la plaza de la Cormelana debido a la caída de cascotes procedentes de la fachada de un edificio.

El desprendimiento se había producido de noche, pero los bomberos fueron requeridos por la Policía Local debido a que la zona más afectada, y que ya estaba vallada, era la de una terraza de un local de hostelería.

Los bomberos procedieron a realizar tareas de saneamiento en la fachada del edificio debido a la posibilidad de que hubiese nuevos desprendimientos desde la misma zona y también avisaron a la propiedad del inmueble por este motivo, para que acometa las actuaciones necesarias con el fin de evitar nuevas caídas de cascotes a la vía pública y que puedan poner en peligro la seguridad de los transeúntes.

Una avería eléctrica en la calle de la Alameda obliga a ventilar un edificio