Rajoy busca en China ampliar relaciones que ayuden a agilizar la recuperación

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE
|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, iniciará el próximo martes su primer viaje oficial a China a la búsqueda de incrementar unas relaciones comerciales y económicas que considera que tienen un enorme potencial y que pueden coadyuvar a la definitiva recuperación de la economía española.

Rajoy tenía previsto haber realizado esta visita en septiembre del año pasado, pero cambios en la agenda del presidente chino, Xi Jinping, provocaron su aplazamiento.

Las órdenes de detención internacionales que dictó la Audiencia Nacional contra exdirigentes chinos como el expresidente Jiang Zemin por la represión sobre los habitantes del Tibet no ayudaron a que se concretara la visita en los meses posteriores.

Hubo explícitas quejas de las autoridades chinas a esas iniciativas, de la misma forma que expresaron su satisfacción por el archivo de esas órdenes tras la reforma de la Ley de Justicia Universal.

La pasada semana, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Hong Lei aseguró que su Gobierno "aprecia la postura tomada por el Ejecutivo español en la gestión de ese caso" y recalcó que están dispuestos a trabajar para que la visita de Rajoy permita llevar "a un nuevo nivel" la relación bilateral.

Es lo que pretende trasladar también Rajoy en las reuniones que mantendrá con Jinping así como con el primer ministro chino, Li Keqiang, han informado a Efe fuentes del Gobierno.

En sus conversaciones con ambos, Rajoy dará especial trascendencia a fortalecer las relaciones económicas y comerciales, una cuestión clave de las reuniones que mantendrá igualmente tanto en Shangai como en Pekín con empresarios chinos y españoles.

Rajoy aprovechará para dar cuenta de la evolución de la economía española y de algunos datos de los últimos meses que considera que ponen de manifiesto la recuperación.

En el camino que queda para dejar atrás definitivamente la crisis económica, el Gobierno considera que China puede jugar un papel destacado tanto en el capítulo de inversiones como en el de la apertura de nuevos horizontes de exportación para empresas españolas.

El comercio de España con China padece un déficit crónico que en el año 2013 fue de 13.420 millones de euros.

De enero a mayo pasados, las exportaciones a China alcanzaron los 1.691 millones de euros, mientras que las importaciones ascendieron a 7.442 millones.

Numerosas empresas españolas han invertido en China en una variedad de sectores.

Entre ellas se encuentran Telefónica, La Caixa, BBVA, Banco Santander, Indra, Inditex, Cepsa, Seat, Roca, Grupo Mondragón, Grupo Antolín o Gamesa.

En 2013 se registraron 200 millones de euros de inversión bruta española en China, que superaron ligeramente los 193 del año anterior pero se quedaron muy lejos de los 1.243 de 2011.

Respecto a la inversión china en España, el año pasado fue de 10,4 millones, frente a los 30,5 de 2012 y los 55 de 2011.

Unas cifras que, para el Gobierno, son la demostración de que existe todavía una gran potencial y de que la visita de Rajoy puede facilitar su impulso.

Entre los sectores más interesantes para el comercio bilateral se encuentran los bienes industriales, bienes agroalimentarios, bienes de lujo, energías renovables, franquicias y distribución comercial, servicios y turismo.

La agenda de Rajoy en China, donde estará desde el 24 hasta el 27 de septiembre, incluirá, además de sus entrevistas con el presidente y el primer ministro del país y con empresarios chinos y españoles, otra reunión con Zhang Dejiang, presidente de la Asamblea de la República Popular, el máximo órgano legislativo del país.

Entre otras actividades, también prevé presidir un acto cultural en el Instituto Cervantes de la capital de este país asiático.

En China hay un creciente interés por la lengua española y por el legado cultural y artístico de España.

Hay ya hay más de un centenar de centros universitarios donde se imparten clases de español en diferentes niveles académicos, y se cifra en unos 25.000 el número de estudiantes.

Además, hay unos 6.000 estudiantes chinos en España con visados de estudios de larga duración.

Rajoy analizará también en sus reuniones con las máximas autoridades chinas diversas cuestiones de la política internacional y cómo incrementar la colaboración entre los dos países en América Latina, una región de creciente interés para el país asiático.

De igual forma, defenderá la candidatura de España para ser elegida el próximo mes como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el bienio 2015-2016.

El viaje de Rajoy a China, que será el primero de un presidente de Gobierno español desde la que realizó hace tres años José Luis Rodríguez Zapatero, incluirá una visita a la Gran Muralla.

Rajoy busca en China ampliar relaciones que ayuden a agilizar la recuperación