La oposición incide en que la empresa de ayuda a domicilio tiene sanciones graves

Silvia Seixas, portavoz del BNG
|

Arrecian las críticas a la empresa del servicio de ayuda en el hogar. Las reclamaciones de las trabajadoras y los temores mostrados por las mismas sobre la calidad del servicio son respaldadas por la oposición, que se vale de una sanción de Inspección de Trabajo por infracciones graves a Galicia Saudable en un municipio de la provincia de Pontevedra.

Reprochan PSOE y BNG que el alcalde, Carlos Calvelo, diga “que se trata dun problema laboral” que deben resolver la plantilla con la empresa cuando se trata, en palabras de la portavoz del BNG, Silvia Seixas, de “un servizo municipal que está subvencionado con cartos públicos”. “Os nosos dirixentes deben tomar a iniciativa e deixar de botar balóns fóra”, afirma el socialista Martín Seco.

El alcalde convoca para
la semana próxima a los portavoces para tratar
el tema en una junta

Seco acusa al gobierno local de mentir. “Atopámonos que ata o momento, as melloras que anunciou o PP neste servizo resultaron falsas”. Recuerda que el servicio de atención básica depende del Ayuntamiento y fue reducido “nun 50%, e non deron altas dende a súa chegada ao goberno”. Reprochan al Ayuntamiento que haya “paralizado a lista de espera que segundo os representantes dos traballadores conta con polo menos corenta solicitudes”, al tiempo que la empresa ha anunciado el despido de dos trabajadoras y ha comunicado la reducción jornada a otras ocho empleadas.

Las dos formaciones políticas instaron al alcalde a convocar una junta de portavoces para que Calvelo y Ana Bello, edil de Servicios Sociales, diesen explicaciones sobre el funcionamiento y la situación en la que se encuentra el servicio prestado.

Después de la lluvia de críticas, el gobierno local recogió el guante y ha convocado a los portavoces a una reunión que tendrá lugar, previsiblemente, el próximo lunes. El PSOE quiere que respondan si hubo errores en la contratación de Galicia Saudable al entender que pudo darse una baja temeraria. A mayores, socialistas y nacionalistas interrogarán por qué se prestó un local municipal a la empresa y las medidas que va a tomar el Ayuntamiento.

 

“Burla” > Ambas formaciones han mostrado su “total apoio” a las trabajadoras. “É unha auténtica burla as declaracións do alcalde afirmando que se cumpre o prego e que se vai aumentar o servizo cando a empresa intenta reducir xornadas laborais”, expone Seixas, a lo que Seco añade que todavía no se presta “servizo nas fins de semana”.

Además de la junta de portavoces, la nacionalista anuncia su intención de llevar este asunto al próximo pleno. “Terá que responder cal é o motivo polo que o alcalde non toma cartas no asunto. Saben que a empresa non está a cumprir o acordado e terá que responder no pleno”.

Uno de los puntos en el que hacen especial hincapié desde el PSOE y desde el BNG es en el historial de críticas y problemas que ha sembrado la empresa en cuestión en otros municipios. “No 2011 houbo unha denuncia e no informe da inspección falábase de sancións por infracción grave por falta de organización da actividade, sancións en materia de relacións laborais por retrasos no abono de salarios, en materia de xornada”, informan desde el BNG.

Los representantes sindicales temían que el retraso en el ingreso de los salarios que se dio el mes pasado se convirtiera en la tónica general. De hecho, según ha podido saber este diario, Trabajo también sancionó a la empresa por vulnerar los derechos de la delegada de personal, así como por transgredir la normativa de descanso semanal, en Vilagarcía.

En Arteixo, las trabajadoras también criticaron la reducción de jornada y recordaban en este punto que el convenio recogía una bolsa de horas. En este sentido, la empresa ya fue sancionada y según el mencionado informe obligó a la adjudicataria, atendiendo al convenio, a que tuviera en cuenta la bolsa de trabajo para “que sirva de base para hacer ampliaciones de jornada y cubrir vacantes”.

Desde el PSOE recalcan además que en la provincia pontevedresa “lle foi retirado o servizo”, a lo que suman “as continuas denuncias que as súas traballadoras están a presentar no concello de Sada”.

La oposición incide en que la empresa de ayuda a domicilio tiene sanciones graves