“Me he arruinado con esa práctica”, se defiende el exalcalde de Moeche

cribeiro, a la salida del juicio en la audiencia coruã±esa susy suã¡rez
|

Lejos de admitir haberse aprovechado de su cargo, el que fue hasta 2008 alcalde de Moeche por el PP, Xulio Cribeiro, justifica las decisiones que desde ayer le sientan en un banquillo frente a un jurado popular por malversación de caudales públicos como un mecanismo para mejorar las finanzas municipales. “Me he arruinado con esa práctica”, alegó en la Audiencia coruñesa, en referencia a su hábito de utilizar fondos públicos para el repostaje de su coche particular, una actuación que puede costarle entre tres años y medio y siete de reclusión y hasta diez de inhabilitación para cargos públicos.

El exregidor asegura que solo usó dinero público para la gasolina empleada en desplazamientos de trabajo y asumió como normales los 190.000 kilómetros que efectuó en cuatro años: “Era alcalde las 24 horas del día, los siete días de la semana (...) Pude haber hecho esos y más”.

Ese es también el argumento de su defensa, que destaca que el exregidor “en momento alguno se enriqueció” y, por contra, sí hizo lo que era “económicamente mejor” para Moeche: “Él tenía la posibilidad de usar un taxi; le ahorró decenas de miles de euros al Ayuntamiento”.

El proceso judicial se abrió tras una denuncia del Ayuntamiento, del mismo signo que Cribeiro durante su mandato, y ese es otro de motivos que alega el acusado para exculparse. “Yo era un estorbo para sus aspiraciones. Después de una prolongadísima campaña de injurias, y tras sufrir una agresión de un concejal del PP, decidí abandonar la política. Por este y no otro motivo”, recalcó Cribeiro, en relación a su renuncia tras la moción de censura presentada en 2008 por cuatro ediles de su mismo partido.

Frente a ello, el actual alcalde descarta que su denuncia estuviese vinculada con una lucha de poder: “Nosotros no queríamos el puesto. Le pedimos que se comportara y no nos hizo caso(...) Él hacía y deshacía como quería, a su antojo”.

 

“Me he arruinado con esa práctica”, se defiende el exalcalde de Moeche