La Marea anuló obras por más valor de las que licitó desde que llegó al poder

|

El acceso de Marea Atlántica al Ayuntamiento en 2015 no solo afectó al sector inmobiliario como se ha venido denunciando en las últimas semanas. La obra pública también se ha visto muy resentida desde que el nuevo equipo de Gobierno relevó al PP de sus funciones de mando. Un informe de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de La Coruña (Apecco) muestra como el actual Ejecutivo municipal anuló inversiones por mayor valor de las que licitó desde que se asentó en María Pita.

El sector de la construcción está notablemente preocupado por la política municipal de contratación de obras públicas. Lo revela un documento al que ha tenido acceso este diario en el que se estima que cuando la Marea se hizo con el poder tras las elecciones municipales de 2015 anuló contratos ya licitados en 2014 y 2015 por valor de 7.288.279 euros.
Justo después, entre 2015 y el año pasado, contrató actuaciones –sumando las adjudicaciones de la Empresa Municipal de Aguas, Emalcsa– por un presupuesto total de 6.037.850 euros. Atendiendo a estas cifras, el saldo inversor quedaría en negativo, puesto que se destinó a mejoras en la ciudad más de un millón menos de lo que costaban los proyectos cancelados.

El malestar e intranquilidad de todo uno de los motores económicos de la zona llegó después de decisiones como la anulación de cinco obras nada más instalarse en el Consistorio. Entre los trabajos que se echaron para atrás destacan la rehabilitación de la estructura y la cubierta del estadio de Riazor –hoy de actualidad por los destrozos del último temporal– para lo que se habían reservado casi tres millones de euros. También la sustitución del pabellón en José Toubes Pego (con casi millón y medio de euros) y la remodelación de la plaza de San Pablo (1,69 millones). Además, se rechazó una nueva excavación para la recuperación y puesta en valor del castro de Elviña y la mejora de la Rosaleda.

solo el 12% del gasto
Una de las comparativas más curiosas que se pueden establecer con los datos que manejan los expertos es la de dos partidos distintos en el poder con dos formas totalmente diferentes de entender la inversión. Entre junio y diciembre de 2015, cuando accedió al Ayuntamiento, la Marea reservó para distintas actuaciones en infraestructuras 863.790 euros. Durante ese mismo ejercicio, entre enero y mayo y antes de apearse del Consistorio, el PP había dejado contratadas iniciativas públicas con un montante total de 7.004.017 euros. Es decir, con un mes más de margen, el actual Gobierno local gastó solo un 12,3% de lo que había dejado pactado su predecesor en programas en instalaciones de toda índole.

El estudio va más allá y muestra números en los que las diferencias son todavía más pronunciadas. El último año que el PP pasó entero en el palacio municipal se destinaron a obras de carácter público 16.346.611 euros, mientras que el 2016 completo de Marea Atlántica en el mismo lugar supuso una inversión de 5.173.461 euros. No obstante, en la tabla incluyen varias actuaciones que ya sumaron en 2015 debido a la salida a licitación por lo que el cómputo real se quedaría 765.534 euros por debajo.

desaceleración a parálisis
A la vista de estas variaciones, los constructores denuncian que A Coruña pasó de liderar los presupuestos locales de toda Galiciadestinados a tal fin a ser uno de los municipios con menos contratos públicos adjudicados. También con los populares las partidas fueron mermando, pero lo hicieron de una manera más paulatina. El peor año fue 2012, cuando se consignaron algo menos de siete millones, pero aún así se superó con creces la hoja de gasto del pasado ejercicio.

Ante todos estos datos, los redactores del informe destacan que se pasó de una “desaceleración” lógica en plena recesión económica a una “parálisis absoluta” y entienden como “ridículas” las inversiones actuales para una ciudad del tamaño y nivel de A Coruña. La preocupación por la supervivencia de las empresas y el mantenimiento de los puestos de trabajo es palpable porque se ha generado un contexto “insostenible”. Esta tensión no cesa a pesar de algunas declaraciones del Gobierno Local defendiendo una reducción del desempleo.

La Marea anuló obras por más valor de las que licitó desde que llegó al poder