Opción real de dar un buen salto

|

El Leyma Basquet Coruña encara esta noche en Burgos un compromiso del que puede sacar mucho jugo, siempre que venza a un San Pablo Inmobiliria Burgos (o CB Miraflores, como más guste) que se presenta a la cita con tres derrotas en cadena.
Los pupilos de Tito Díaz, que vienen de ganar brillantemente a uno de los ‘gallitos’, el Palma Air Europa, se presentan en mejor forma que un rival que la pasada semana cayó en Melilla (66-65), con un triple sobre la bocina de Marcos Suka-Umu. Antes habían cedido en casa ante el Palencia (74-82) y en la cancha del Força Lleida (91-84).
La mínima separación, de tan solo una victoria, hace que el Leyma pueda superar en la tabla al Miraflores, aunque para ello debe imponerse por más de siete puntos, renta con la que el equipo castellano venció en Riazor (66-73), en un duelo decidido en el último cuarto (12-19).
Pero aquel Leyma es muy distinto al de ahora, y su rival de hoy parece haber bajado el nivel. Aunque pese a ello figura en la sexta plaza, es cierto que la tabla está muy apretada y un partido puede suponer ascender o descender varios puestos.
El CB Miraflores, nacido contrarreloj –fue incluido por la FEB, junto al FC Barcelona B, un mes después de haber hecho público un primer calendario con 14 equipos– de las cenizas del CB Tizona (Ford Burgos), pudo confeccionar en tiempo récord una plantilla muy competitiva, aunque el hombre que primero la dirigió ya no está.
Andreu Casadevall no pudo resistirse a la llamada del CAI Zaragoza y a finales de noviembre puso rumbo a la ACB. La directiva optó por sentar en el banquillo a un hombre de la casa, Diego Epifanio.
‘Epi’ maneja un grupo sin líder definido, pero en el que casi todos los jugadores aportan. El que más, el pívot croata Filip Toncinic (12.0 puntos y 5.5 rebotes), que forma una potente pareja interior con Javi Vega (10.0 y 5.2). El escolta austriaco Anton Maresch –único superviviente del último Ford Burgos–, es lo más parecido a un líder en cancha y contribuye con 9.1 tantos, 2.2 rechaces y 2.5 asistencias. Completan el cinco titular dos lituanos, el alero Justas Sinica (8.8, 2.7 y 1.2) y el base Augustas Peciukevicius (6.6, 2.9 y 3.6). 
Epifanio tiene la duda de otro de sus hombres importantes, el escolta Rafa Huertas (7.3, 1.4 y 1.1), quien arrastra una publagia que le ha impedido jugar los dos últimos encuentros.
Estadísticamente, el equipo burgalés solo supera al herculino en pérdidas de balón (11.9), faceta en la que es el mejor de la competición, y en rebotes (32.3-31.6). Por el contrario, el Miraflores es el segundo peor en tiros libres (69.6%) y, junto con el Club Baloncesto Ourense, los únicos que no llegan al 70% de acierto desde la línea de 4.60 metros.

Opción real de dar un buen salto