Adrián Varela dimitió el día en que le comunicaron otra citación judicial

gra290. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27/05/2014.- El todavía concejal de Deportes de Santiago, Adrián Varela, a su llegada al ayuntamiento de Santiago, donde ayer presentó su dimisión, una semana después del juicio celebrado
|

El concejal de Deportes de Santiago, Adrián Varela, comunicó su dimisión al alcalde Ángel Currás (PP) el mismo día que supo que debe prestar declaración el 13 de junio por la presunta comisión de un delito contra el ejercicio de derechos cívicos, al ser atendida la querella que presentó la CIG por un presunto intento de despido a la mujer de un sindicalista.
Las escuchas telefónicas practicadas en la operación “Pokémon”, que persigue desmontar una trama corrupta de adjudicaciones de la administración local a empresas, principalmente al grupo Vendex, revelaron esta hipotética irregularidad, que él atribuyó a un “calentón”, así como otras anomalías relacionadas con un supuesto caso de enchufismo relacionado con su padre y que al final no se ejecutó.
Varela, acusado de tráfico de influencias, cohecho y falsedad documental en la operación, contó el 17 de junio de 2013 a la jueza instructora, Pilar de Lara, que tuvo una “reacción en caliente” en la que pidió a un cargo de Sermasa, filial de Vendex, el despido de una de sus trabajadoras, Isabel, casada con Antonio López, delegado sindical de la CIG en el Ayuntamiento que estaba tocando mucho “los huevos”.

"mucha presión"
El edil revela que entonces él tenía problemas graves con los conserjes en el pabellón de Fontiñas, área deportiva que atendía esta compañía, y que fue “un calentón”, motivado por estar sometido a “mucha presión”, a lo que añade que “llegué al Ayuntamiento en julio de 2011 con 27 años” y “con el lastre del niñato que nos viene a vacilar aquí”.
El delegado sindical de la CIG en el Ayuntamiento de Santiago, Antonio López, está “convencido” de que el “instigador” del intento de despido de su mujer no fue el concejal de Deportes.
López, en declaraciones a Efe, señaló que tiene “clarísimo” que Varela no fue el inductor, sobre todo después de acceder a la parte del sumario sobre la que ya no pesa el secreto: “Parece que las órdenes venían de arriba. No puedo demostrar todavía que Varela era el brazo ejecutor de una orden que daba alguien, pero espero poder hacerlo”.
En todo caso, sabe que lo ocurrido no ha sido un “calentón” porque el responsable de Sermasa en Compostela, Alberto Quintana, imputado en la operación, le comentó que Varela le dijo “más de siete veces que por qué no se llevaba a cabo el despido, y eso no es un calentón”.
Antonio López indicó que estas actuaciones parecen “propias de la mafia” y ha añadido que no deben quedar sin “castigo judicial” y “ciudadano”.
De su compañera sentimental, manifestó que está “fastidiada” y no quiere recordar ese asunto.

Adrián Varela dimitió el día en que le comunicaron otra citación judicial