Condenado a un año de prisión el dueño de un cultivo con 84 plantas de marihuana

|

redacción > a coruña
 Las ochenta y cuatro plantas de marihuana que en agosto de 2005 detectó la Guardia Civil en la zona del monte Rabote, en Cambre, van a costar a su propietario una condena de un año de cárcel y una multa de 2.400 euros, como autor de un delito contra la salud pública. La sentencia establece, en contra de lo manifestado por el acusado, que el destino de la droga era el comercio, y esa conclusión se desprende, según se hace notar, de la importante cantidad de cannabis decomisado, 13 kilos que, según los peritos llamados a declarar al juicio, se habrían convertido en mucho menos, entre medio kilo y tres, tras el secado.
Según se recoge en el apartado de hechos probados, cuando la Guardia Civil se presentó en la vivienda del sospechoso habló primero con su madre, pero inmediatamente el joven reconoció que el cultivo era suyo.
Eran, en total, 75 plantas de hasta metro noventa de altura que se encontraban en el monte, y otras cinco, de menor tamaño, que guardaba en macetas en un alpendre, que estaba equipado con instalación eléctrica con tubos fluorescentes, ventiladores, calentador de agua y estufas. En un segundo galpón se encontraba el secadero, donde aparecieron cuatro unidades más.
Durante el juicio, el propietario de la plantación volvió a reconocer que él la había cultivado, pero señaló que la droga era para consumo propio y no para ganar dinero. Para justificarlo, explicó que la marihuana le ayudaba a paliar los dolores de espalda que padece, pero también indicó que las semillas las había comprado en una tienda de A Coruña y que nadie le había advertido de que plantarlas infringía la ley.

Fotografías >
Por el mismo tipo de delito, contra la salud pública relativo a drogas que no causan grave daño a la salud, otro joven asumirá igual tiempo de condena y una multa más elevada, cercana a los diez mil euros. Su  denuncia es más reciente, de julio del año pasado, y se desprende de una observación efectuada por la Guardia Civil desde el aire. Uno de sus helicópteros con base en Alvedro detectó durante un vuelo cinco plantas que parecían “cannabis sativa” en la zona de Sigras –también en Cambre– y, según se relata en la sentencia, varios agentes acudieron al día siguiente al lugar a contrastar las sospechas y tomar fotografías.
Cuando la fuerza actuante timbró en casa del sospechoso, este reconoció que había cortado la planta más alta –de metro ochenta– al ver el helicóptero el día anterior, y confirmó que conservaba las otras cuatro. Ante el juez acató la sentencia.

Condenado a un año de prisión el dueño de un cultivo con 84 plantas de marihuana