La iglesia de los Capuchinos sufre cuatro robos en el mes de agosto valorados en 400 euros

Los lampadarios de los Capuchinos quedaron “inservibles” tras el último robo | pedro puig
|

La Iglesia de los Capuchinos, en Federico Tapia, se ha visto obligada a cerrar sus puertas cuando no hay celebraciones litúrgicas por el miedo que ha provocado una oleada de robos en el mes de agosto. En total, cuatro intrusiones, llevadas a cabo entre las 11.00 y las 12.00 horas del mediodía. “Los ladrones destrozaron varios lampadarios y causaron daños de miles de euros”, asegura el párroco de la iglesia, el Padre Rosendo Pérez. 

El último robo, cometido hace poco más de dos semanas, fue “destructivo” y dejó los lampadarios inservibles, además de llevarse la recaudación de los mismos. En total, dos lampadarios, que en su día costaron 1.200 euros cada uno, tal y como relata el párroco. “Los 400 euros no son nada en comparación con los destrozos, porque ahí sí que se ha perdido mucho dinero invertido”, dice. Los cepillos de la iglesia se encuentran también, desde entonces, bajo seguridad.

Los hechos ya están denunciados y la Policía Local se encuentra investigando estos robos. “Tomaron huellas de los lampadarios y esperemos que encuentren algo”, sostiene el Padre Rosendo, quien se encuentra preocupado y con miedo a reabrir la iglesia en horario normal por si se repiten los mismos hechos delictivos.

Falta de vigilancia policial
Esta última semana las redes sociales se han llenado de comentarios sobre la inseguridad que hay en la zona de la plaza de Vigo, que ha sido víctima de actos vandálicos. Robos en vehículos, destrozos en establecimientos comerciales, golpes y retrovisores rotos en los coches estacionados en la calle, etc. Todo ello se suma a los actos acontecidos en los Capuchinos, por lo que, tanto para el párroco como para estos residentes del barrio, hay una “falta de vigilancia policial muy grande en la zona”.

La iglesia de los Capuchinos sufre cuatro robos en el mes de agosto valorados en 400 euros