Cae una red de ropa falsificada que amasó tres millones de euros

El Ideal Gallego-2016-01-19-008-5687928c_1
|

La Policía Nacional desarticuló en diciembre una organización que se dedicaba falsificaba prendas de ropa en Portugal para distribuirlas en España en mercadillos. La operación contó con la ayuda de la Agencia de Seguridad Alimentaria de Portugal (ASAE). La fabricación se realizaba en el país luso y el grupo estaba asentado en la provincia de Pontevedra, pero sus tentáculos llegaban hasta A Coruña, donde los agentes de la brigada provincial de la Policía Judicial registraron una casa e inspeccionaron un establecimiento, además de detener a cinco personas entre A Coruña y Narón. La Policía Nacional halló en siete cuentas res millones de euros. 
En total hay 27 detenidos, seis de ellos en Portugal, por delitos de pertenencia a organización criminal, contra la propiedad industrial e intelectual y blanqueo de capitales. En la fábrica lusa se intervinieron 36.000 prendas falsificadas, seis máquinas para la fabricación de calzado y 15.500 euros en efectivo. 
El resto de los sospechosos fueron arrestados en la provincia de Pontevedra (12), Gijón (2), Valencia (1) y Málaga (1). Los agentes practicaron también 17 registros domiciliarios en las anteriores ciudades, así como en Pamplona y Huelva. Además, se han realizado seis inspecciones en establecimientos y se intervinieron 7.000 artículos que vulneraban los derechos de propiedad industrial e intelectual.
 
desde el año pasado
La operación policial comenzó el pasado año, cuando los investigadores descubrieron la existencia de un grupo organizado compuesto por ciudadanos españoles y extranjeros, dedicado a la fabricación y adquisición de prendas de ropa de prestigiosas firmas, falsificadas en fábricas clandestinas de Portugal.
Avanzada la investigación, los agentes descubrieron que el líder era un marroquí, que la red estaba asentada en Pontevedra pero con fábricas y almacenes de confección ilegal en el país vecino y que usaban de empresas de paquetería para transportar la mercancía, que ponían a la venta callejera en zonas de costa y otros mercados. 
Los beneficios que obtenían eran blanqueados bien a través de varios establecimientos con actividad legal o el envío de dinero en efectivo, o bien a través de transferencias al extranjero utilizando para ello diversas cuentas bancarias. La operación fue realizada por el Grupo de Propiedad Intelectual de la UDEV Central, que contó con la colaboración de varias brigadas de la Policía Judicial, entre ellas las de A Coruña.

Cae una red de ropa falsificada que amasó tres millones de euros