Los furtivos desaparecen de la ría de O Burgo con el cambio de la ley que considera delito su actividad

El Ideal Gallego-2015-08-20-007-469619c1_1
|

La implantación de los cambios legales para castigar a los furtivos ha tenido un efecto casi inmediato en la ría de O Burgo. El sector asegura que en las últimas semanas los ilegales no aparecen por la zona por miedo a ser imputados por un delito. No obstante, el parón de la actividad todavía no se refleja en las estadísticas que maneja la Consellería de Medio Rural e do Mar, que entre el 1 de enero y el 31 de julio decomisó 13.509 kilos de marisco en el área que comprende la demarcación de A Coruña.
“Ha bajado bastante el furtivismo en la ría”, afirma el patrón mayor de la Cofradía de A Coruña, Felipe Canosa, que asegura que eso es lo que le han transmitido los mariscadores de pie y de a flote. 
En el mismo sentido se manifiesta el presidente de la agrupación de percebeiros, Xulio Montero, que aclara que en O Burgo “se notó” mucho el cambio legal impulsado por la Consellería do Medio Rural e do Mar. 
Tanto los compañeros dedicados a la captura de moluscos como del percebe –considerado un crustáceo– como los que van a por los moluscos en la ría comentan que “se nota muchísimo que la gente cogió miedo y nadie se atreve a trabajar por el entorno de A Ponte Pasaxe”. 
“En los últimos tiempos no han visto mariscar de forma ilegal a nadie ni de noche ni de día”, insiste Montero. La afirmación da pie a una interpretación muy positiva de la reforma del código penal para que infringir la ley no solo suponga una falta sino un delito y es que, ni siquiera de noche cuando es más difícil de detectar, hay actividad descontrolada en O Burgo.
Parte de la culpa la tiene el hecho de que, según Canosa, “haya varios furtivos imputados por ir al percebe o a la ría”. En este sentido destaca que el sector está agradecido a la conselleira Rosa Quintana porque “le dijimos miles y miles de veces que hacía falta una modificación porque no servía de nada abrir expedientes a los que robaban”.

distintas versiones
También los mariscadores se muestran contentos de que se evite que sus recursos para vivir se esquilmen de forma continuada. No lo viven así los percebeiros de roca, que sostienen que “solo hay una patrulla para mucha costa”. “No es que la Policía Autonómica no quiera acabar con el problema sino que no tiene medios”, recalca Montero.  
Defiende que son los propios trabajadores con los permisos en regla los que descubren día a día a esa competencia desleal. El representante tampoco está de acuerdo en materia de castigos porque afirma que nadie va a ir a la cárcel “salvo que tenga antecedentes” y que los insolventes no llegan a abonar las sanciones. 
Al margen de ambas visiones, los decomisos practicados por Gardacostas en los primeros siete meses del año todavía no reflejan la caída de las ilegalidades. En A Coruña (zona que se contabiliza hasta Malpica) se practicaron 499 incautaciones con 13.509 kilos decomisados.

Los furtivos desaparecen de la ría de O Burgo con el cambio de la ley que considera delito su actividad